Las cosas que las personas exitosas NO hacen

De aquellas personas que logran cumplir sus propósitos en la vida, se pueden aprender diversas cosas, entre ellas, aquellas actitudes y acciones que se deben evitar, pues no hacen más que estar en contra de los propios propósitos y objetivos.

Los exitosos no dejan que nadie limite su alegría, y para ello evitan compararse con otros. Las personas que tienen inteligencia emocional no dejan que la opinión o los logros de otros empañen la satisfacción de sus propios logros.

Darle peso a lo que los demás piensan de uno, es dejar la propia felicidad en mano de otros.

Las personas con una alta inteligencia emocional, perdonan pero no olvidan. Perdonar significa dejar ir lo que pasó para avanzar, pero no quiere decir que le darás otra oportunidad al que te hizo mal.

Un exitoso no muere en la pelea. Ante un conflicto, si no se miden las emociones, uno puede involucrarse demasiado en la pelea y salir muy lastimado. Es necesario ser inteligente como para elegir en qué conflictos enredarse y cuáles mejor dejarlos pasar.

Estas personas no priorizan la perfección. Saben que no existe lo perfecto, pues lo único que se logra es quedarse con un sentimiento de fracaso, se conforman con lograr hacer lo mejor posible, y aprenden de los errores.

Un exitoso no vive del pasado, el fracaso puede destruir la autoestima y hacer más difícil tener confianza en que las cosas pueden ser mejores la próxima vez. La mayoría del tiempo los fracasos salen de tomar riesgos y al tratar de alcanzar algo que no es fácil. La gente emocionalmente inteligente sabe que el triunfo viene de la mano de la posibilidad de reponerse de un fracaso, y aprender de la experiencia. Cualquier cosa que valga la pena alcanzar requerirá que tomes ciertos riesgos y no puedes dejar que el fracaso te haga creer que no puedes tener éxito.

Las personas emocionalmente inteligentes no se obsesionan con los problemas, en cambio enfocan tus acciones para mejorar sus circunstancias, creando un sentido de eficacia personal que produce emociones positivas y mejora el rendimiento. En otras palabras: se enfocan en las soluciones.

Un exitoso no convive con gente negativa. Las personas que todo el tiempo se quejan, precisamente se enfocan en sus problemas y no buscan soluciones, en cambio buscan sentirse mejor haciendo parte a los demás de sus pesares. Existe una línea muy delgada entre escuchar a alguien que lo necesita y ser absorbido en su mundo negativo.

Una manera de limitar estas conversaciones negativas es plantear a la persona cómo resolverá el problema. Se calmará, abandonará la conversación o la redirigirá hacia una perspectiva positiva.

La persona exitosa no es rencorosa. Las emociones negativas que vienen de guardar rencores son una respuesta al estrés. Si tienes rencores tienes estrés. Dejar ir antiguos dolores causados por otros, es ganar en salud.

Por último, un exitoso jamás dice que sí por compromiso. Decir que “no” es un reto para muchas personas, pero hacerlo honra tus compromisos existentes y hace posible cumplir con ellos.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*