En qué consiste un all inclusive

Como experiencia de viaje, el all inclusive reconoce particularidades dignas de destacar en función de otras opciones de alojamiento. Como su nombre reza, un all inclusive representa un tipo de alojamiento en el que todo está incluido y por medio del cual el viajero no tiene otra preocupación a lo largo de su estadía que no sea disfrutar del lugar que visita. Comidas, entretenimiento, servicios para niños y grandes, todo eso y más en la presente forma de hacer turismo.

 

En qué consiste un all inclusive

Por lo general, los hoteles que cuenta con el servicio de all inclusive son aquellos reconocidos mundialmente y que al interior de sus cadenas cuentan con alojamientos en los puntos turísticos más importantes del planeta.  La propuesta de los mismos está orientada a un nicho de mercado puntual, aquel que contiene a turistas de todo el mundo ávidos de disfrutar una estadía placentera sin reconocer preocupaciones cotidianas como qué comer, qué sitio visitar por la noche, donde dejar los niños si se pretende una salida que no los contenga, etc.

Respecto de la operatoria concreta que se reconoce en este servicio, vale decir que el cliente será identificado en la mayoría de los casos con un brazalete distintivo al momento en que ingresa al hotel. Esa pulsera sirve para dilucidar que toda persona portadora de la misma, ha contratado el servicio de all inclusive y está en pleno uso de sus derechos en tanto consumidor, de recibir todos los servicios que allí se brindan sin pagar por ello. Por supuesto, el precio que ha abonado previamente a su estadía contempla los consumos del pasajero al interior del hotel, así como también la disponibilidad plena de los servicios que allí se brindan.

Si el all inclusive es contratado por una familia que lleva menores de edad, los más pequeños serán distinguidos con un brazalete diferente que el de los mayores. Esto es importante, ya que de esa manera se podrán diferencias personas mayores de edad de las que no lo son, y así se evitarán problemas respecto del consumo de bebidas alcohólicas por personas no autorizadas a hacerlo. En ese sentido, las reglas son tajantes, un menor de edad no puede consumir bebidas alcohólicas al interior de un all inclusive.

En síntesis, lo mejor que tiene realizar un viaje bajo la modalidad de all inclusive es la tranquilidad con la que se cuenta al interior del paseo. Todos los servicios que brinda el hotel pueden ser reconocidos por los pasajeros, en la medida en la que crean conveniente hacerlo. Comidas, bebidas, entretenimiento, centros de salud, cajas de seguridad, bares o sitios bailables, todo eso y más podrás encontrar en un hotel que cuente con la modalidad del servicio all inclusive.

Acerca de Ismael Naput 349 Articles
Soy nacido en Diamante y vivo en Santa Fe desde hace 24 años. Actualmente me encuentro estudiando Licenciatura en Comunicación Social.
Contacto: Sitio web

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*