Si lloras mucho eres mentalmente fuerte

Desafortunadamente, no todas las emociones son tomadas de igual modo.

La emoción, la felicidad más aceptada, es un signo de la confianza, de seguridad y éxito, entre otras cosas. Nos han dicho que expresa la felicidad y es una forma segura de ganar amigos y admiradores.

Sin embargo, la tristeza parece estar alienada cuando se expresa plenamente. Apesar que muchas personas crean que es un signo de debilidad, la verdad es que las personas que no tienen miedo de expresar la tristeza son mucho más mentalmente sanos que los que elige suprimirla. He aquí por qué:

Si lloras mucho eres mentalmente fuerte

 

Ellos no tienen miedo de sus emociones

¿Si estás abrumado de alegría, ocultarías una sonrisa? Si ves algo feo, ¿no haces una mueca de asco? Si tuviste un día terrible en el trabajo, ¿no estarías un poco enojado? Si te quedas a oscuras porque se corta la luz y algún pícaro familiar se decide a pegarte un susto, ¿no gritarías en medio de un respíngo?

En la misma lógica, si estás triste, ¿por qué no llorarías? ¿Por no desplomarte? ¿Por qué no te puedes dar a tí mismo el derecho de estar triste?

Las personas que ignoran la tristeza se engañan a sí mismos y niegan una faceta importante de la vida. La tristeza y el llanto no son un signo de debilidad, es una señal de que eres un humano y tienes sentimientos, más allá de lo que te digan qué es apropiado mostrar en público.

 

Ellos entienden las propiedades curativas de las lágrimas

Al igual que una válvula liberadora, tus conductos lacrimales liberan estrés, ansiedad, dolor y frustración de tu cerebro y tu cuerpo. Es la limpieza del alma, la mente enriquecedora, casi actuando como un drenaje de la acumulación de emociones negativas que se derivan de la tensión. Las propiedades curativas de las lágrimas no se limitan sólo a las lágrimas tristes, pero las lágrimas de felicidad también pueden ayudar. En cualquiera de los casos estás tratando con una emoción extrema. Permitir que una emoción extrema permanezca en el cuerpo puede ser muy peligroso, tanto física como mentalmente.

Más allá de la mejora de movimiento y revivir el estrés, el llanto, las lágrimas en concreto, tienen un beneficio científico porque liberan toxinas, ayuda a mejorar la visión y puede eliminar del 90 al 95% de todas las bacterias en tan sólo 5 a 10 minutos.Ellos saben cuán terapéutico puede ser el llanto

Estudios psicológicos recientes han determinado que llorar estimula la liberación de endorfinas de nuestro cerebro, las hormonas “para sentirse bien” que también actúan como un analgésico natural. El llanto también disminuye los niveles de manganeso, un producto químico que, cuando nos encontramos sobreexpuestos a él, puede exasperar el cerebro y el cuerpo.

A pesar de que el problema todavía puede persistir después de haber llorado, no hay duda de que el acto de llorar permite una liberación general de emoción mala aunque sea momentáneamente. Esto nos permite pensar más claro sobre el problema y que no quedemos tan abrumados por él.

 

Ellos no se preocupan por los roles de género o las expectativas de la sociedad

El llanto es estigmatizado en ambos sexos. Si lloras es porque eres inestable o necesitas atención médica. Si lloras, eres cobarde, o no eres lo suficientemente viril. Todas estas generalizaciones animan ambos sexos a sumergir su tristeza en las profundidades de su alma.

Aunque es una batalla cuesta arriba que sólo se puede ganar una centímetro a la vez, estamos trabajando sin descanso para romper las limitaciones sociales que cuelgan pesadamente sobre ambos sexos. Los que se permiten estar tristes en público no sólo son valientes, pero también activistas para una sociedad emocionalmente saludable.

 

Invitan a otros a no huir de sus sentimientos

Alguien que dice “Me gusta llorar” está diciendo “me permito ponerme triste cuando siento tristeza”. Todos estamos trabajando para superar algún tipo de demonio deprimente que está tratando de derribarnos. Cuando nos permitimos sentir dolor es cuando también estamos animando a otros, ya sea la gente que ya conocemos o no, para que puedan y elijan conectarse  con su propio dolor. Para saber que no estás solo en el pensamiento, sentimiento, o incluso actuar de cierta manera es emocionalmente liberador y, en casos extremos, salva la vida.

Los que aceptan la tristeza cuando se les mira fijamente en la cara permiten que otros hagan lo mismo. Recordando el punto anterior, es peligroso cuando guardamos emociones ocultas y enterradas dentro.

Cuando somos honestos con nuestros cuerpos, permitimos que se ejecute perpetuamente a su máxima capacidad, incluso cuando estamos experimentando un tremendo dolor. Porque el llanto no debe ser percibido como un signo de debilidad, sino un signo de fortaleza interna y de atención plena.

Acerca de Natán Gasparotti 377 Articles
Ha estudiado Licenciado en Ciencias de la Comunicación en la UCSF. Fotógrafo, escritor y corrector; cuyos gustos diversos, curiosidad y sed de conocimiento lo han llevado a desempeñarse como escritor para redes de blog sobre temas de interés.
Contacto: Sitio web

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*