[Yoga] Posturas para aliviar dolores de espalda y más

[Yoga] Posturas para aliviar dolores de espalda y más

Yoga. Posturas para aliviar dolores de espalda y más

Posturas para aliviar dolores de espalda y más. Salud y bienestar.

 

La postura de la Pinza

Esta Asana nos ayudará a corregir la postura corporal haciendo que se produzca un estiramiento de todos los músculos posteriores de la espalda, estimula, revitaliza, logramos con ésta la flexibilidad a los músculos posteriores de las piernas y a lo largo de la columna vertebral.

Irriga la sangre a la medula espinal y aumenta la capacidad de resistencia del organismo. También previene la ciática, el estreñimiento, lumbago. Ayuda a la indigestión y la dispepsia.

Es muy eficaz para combatir el estado de pereza de los intestinos haciendo masajes en esa zona, regula la respiración y previene la gastritis. Dicha postura beneficia a la relajación profunda, seda el sistema nervioso, pacifica la mente, alivia la tensión muscular. Excelente para normalizar las glándulas renales y suprarrenales. Abarcando la estimulación del higado, pancreas, riñones y vejiga, en las mujeres tonifica el útero, previene trastornos de ovarios, favorece el funcionamiento de los órganos sexuales.

Viendo las cualidades de ésta postura no deberán dejar de practicarla todos los días. Pensemos que cada minuto que le regalamos a nuestro cuerpo para sentirnos mejor, nos libera muchas veces de contraer enfermedades, ayuda a la prevención.

No dejemos que las dolencias antes mencionadas, que la padecen casi la mayoría de los seres humanos del planeta, por la forma rápida de vivir, no prestando atención a las señales que nos da nuestro organismo. Nos dice todo el tiempo que paremos un poco, que aliviemos nuestra mente, que nos regalemos la observación, la meditación.

Sé que cuando lean este articulo, dirán que soy muy soñadora pensando que con todas éstas palabras se solucionaran lo que llamamos problemas, hay que darse la oportunidad de la práctica no se pierde nada, al contrario, se ganará en salud, en tranquilidad, haciendo que nos sintamos mejor y que por ende actuemos con nuestro entorno en forma de paz, eso se transluce con la práctica  de cualquier disciplina.

 

Ahora veamos cómo se practica:

Nos sentamos en el suelo con las piernas estiradas y juntas, inhalando elevamos los brazos, exhalando inclinamos el cuerpo lentamente hacia adelante, nos estiramos hasta donde podamos sin forzar la postura tratando de tocar los pies con las manos, hasta la punta de los dedos ó si llegamos las plantas de los pies, cabeza queda al frente. Si no es posible, colocarlas en los tobillos ó pantorrillas. Regular los ritmos respiratorios, lentos y uniformes por la nariz.

Para deshacer la postura, lentamente  llevamos el tronco al piso, inhalando.

Nos concentramos mientras se práctica a lo largo de la columna vertebral, el tiempo de rutina de 30 a 40 segundos hasta llegar al minuto y medio ó más.

 

Variante de posición:

Aproximar la cara y el tronco tanto como sea posible a las piernas, que permanecen bien estiradas, situar los antebrazos en el suelo ó ambos lados de las piernas o aproximarlos todo lo que se pueda, apoyando codos al piso.

Esta actitud de variante es más exigida, ya que nos propone la máxima elongación del tronco y piernas, como digo siempre, no exigirse al principio, continuamente de a poco para llegar a la meta.

 

Voy a citar una frase de la Madre Teresa:

NO ES ESENCIAL  LO QUE NOSOTROS DECIMOS, SINO LO QUE DIOS NOS DICE Y DICE A TRAVÉS DE NOSOTROS

 

Hasta el próximo artículo.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*