Edificio para la música

Diseñado por NL Architects, el llamado Muziekpaleis es un esfuerzo espectacular. Los arquitectos comentan: La primera vez que supimos sobre él, apenas podíamos creer su radicalidad. El proyecto forma parte de la renovación de la zona de la estación. La idea era construir un edificio para la música, con 4 salas sobre la parte superior de la sala de conciertos existentes Vredenburg. ¡Eso significaba demoler parcialmente la obra maestra del Hertzberger!

También reuniría grupos totalmente diferentes de destinatarios en un solo edificio: además de la sala de conciertos, el complejo cuenta con una sala con capacidad para 2.000 personas, dedicada a la música pop, una sala de jazz, una sala para música de cámara y la llamada Crossoverzaal. Estos «biotipos» fueron desarrollados por 4 arquitectos diferentes dentro del plan maestro de Architectuurstudio HH. En cierto modo, es un “escaparate” gigante que contiene “edificios” apilados: Urbanismo en 3D.

 

Edificio para la música

El Crossoverzaal sirve como un hall independiente que se puede utilizar para una amplia gama de funciones; para fiestas de baile, comedia stand-up, desfiles de moda, presentaciones de productos, o congresos. Pero también puede funcionar como una «válvula de seguridad», cuando otras habitaciones carecen de capacidad para ciertos eventos. Este biotopo incluye un amplio hall de entrada y una sala flexible de suelo plano. No tiene un escenario o asientos fijos. La configuración básica tiene 400 asientos, pero puede contener hasta un máximo de 600 personas. La proximidad de los vestuarios y los espacios tras bambalinas, permite numerosas disposiciones.

El salón en sí es una caja. Los balcones y logias » están conectados a la misma de una manera irregular, como protuberancias fuera del volumen principal. El proyecto invita a un uso «dinámico» del biotopo, generando una ruta de aventuras y exclusividad. El hall de entrada está suspendido bajo el mismo. La idea central del concepto es conectar. El Crossoverzaal se conecta con las otras salas, extendiéndose en todas direcciones, creando una especie de forma de estrella.

El acceso principal se encuentra en la cima del “pop”. Uno de los balcones crea un enlace directo a la sala de Jazz. El vestíbulo del Crossover y la cámara del music hall se puede conectar en un solo espacio. Un brazo se conecta a la azotea para permitir que la luz del día entre en el salón, generando una exquisita calidad ambiental en el uso durante el día. Finalmente otros dos brazos, que contiene un bar y un balcón, tocan las fachadas y se abren con espectaculares vistas de la ciudad.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*