Desmitificando la Depresión (Parte II)

Existen muchas concepcciones erróneas al respecto de la depresión. Aquí te entregamos las cinco más fuertemente arraigadas entre el común de la gente, para que podamos apreciar esta enfermedad con la seriedad que merece.

Desmitificando la Depresión (Parte II)

 

Las personas deprimidas sólo tiene que salir de la depresión

Las personas que argumentan que los antidepresivos no funcionan también están ansiosos de decirle a los depresivos que la enfermedad mental es una nueva tendencia de moda, como el selfie, pero de alguna manera en realidad menos triste. Es genial para una persona que está deprimida, porque se puede actuar triste todo el tiempo, pero se enoja cuando la gente te llaman así. Deja rienda suelta a ser un imbécil insufrible. Wow, ¡la depresión es impresionante!

Esta es una actitud que es deprimentemente fácil de encontrar. Aquí está un artículo del diario de llamadas que sostiene que las personas deprimidas deben combatir sus problemas con una actitud estoica y buena oración a la antigua, en lugar de perder valiosos billetes en cosas estúpidas como “tratamiento”. Y aquí está denuevo esa contraproducente opinión que dice que “estar deprimido es una excusa”.

Es bueno que estas personas se limiten a transmitir su pensamiento errado a personas que ya piensan pavadas de esta índole, pero es fácil de encontrar en foros, o en secciones de comentarios, o que sale de la boca de algunos que no sólo están equivocados, están peligrosamente equivocados.

El mensaje es “la depresión es algo falso, por lo que si lo tienes, es tu propia culpa”. Porque eso es precisamente lo que un enfermo mental necesita escuchar; que el problema que baja su calidad de vida es imaginaria y auto-infligida. ¡Eso hará que se sientan mejor! O va a dañar su vida personal o carreras, o contribuir a las tasas de suicidio. Opinar de esta manera es peligroso.

Entonces tienes gente culpando al sistema de salud mental por “personas no tratadas”. Bueno, hay un mensaje confuso. Si tienes depresión, probablemente estás fingiendo, pero si es real, entonces eres alguien peligroso. No estamos diciendo que el sistema de salud mental no necesita mejoras, pero a lo mejor no tratar a los enfermos mentales ya sea como mentirosos o como bombas de tiempo ayudaría también.

La mayoría de la gente, al igual que la gente increíblemente atractivas e inteligentes saben qué es mejor. Pero las enfermedades mentales están muy estigmatizadas, y no se necesita mucho para poner a alguien que ya se está sintiendo irracionalmente avergonzado de sí mismo en un peor lugar. Así que si alguna vez sientes la tentación de decirle a alguien que acaba de superar tu depresión, detente un segundo a imaginar lo que pasaría si le dijeras a una persona, digamos, con una pierna rota, que te molesta esperar que suba al colectivo.

 

Sólo las mujeres y las personas mayores se deprimen

Es normal sostener la falsa creencia de que los hombres se enfrentan a un estigma a la hora de admitir a los problemas de salud mental. Es cierto que las mujeres tienen el doble de probabilidades que los hombres a ser diagnosticados con depresión, pero eso no es porque “sus cerebros trabajan de manera diferente”. La teoría más común es que los factores sociales desalientan a los hombres a que busquen ayuda por problemas de salud mental. Los “verdaderos hombres” no deben sufrir problemas emocionales como un debilucho (si te sintes deprimido, debes ir de excursión al desierto y dispararle un tiro a algo; dice el mandato social). Los hombres que hablan de sus sentimientos son básicamente niñas gigantes.

Así, mientras que la mayoría de las mujeres están recibiendo tratamiento y apoyo, los hombres son propensos a hacer frente a sus problemas a través del abuso de sustancias, episodios de violencia, y la práctica médicamente no racional del suicidio. Es muy posible que las mujeres sean aún más susceptibles a la depresión (la naturaleza misma del problema hace que sea difícil obtener estadísticas precisas). Pero pensar que la mitad de la población es inmune a la depresión sobre la base de sus genitales es un poco diferente de pensar que la mitad de la población es inmune al cáncer de próstata.

Los adolescentes se enfrentan a sus propios problemas cuando se trata de salud mental, ya que cuando la mayoría de la gente oye que un adolescente dice que está deprimido, asumen que es porque les fue mal en la clase de matemáticas. Si bien es cierto que las matemáticas son difíciles, al igual que, la mayoría de la vida escolar, ¿no puede haber más que eso? Así, mientras que en algunos la depresión adolescente va a clasificarse a sí misma con una dosis diaria de dos o tres malos poemas y cinco porciones de música rock, otros casos son tan graves como a lo que se enfrentan los adultos.

Pero los adolescentes no se atreven a buscar tratamiento, ya que asumen erróneamente que habrá demasiados obstáculos. Tal vez les preocupa que no sean tomados en serio o que internet les llame “emo”, o tal vez no quieren decirle a sus padres al respecto. O tal vez sus cerebros están simplemente convencidos de que no vale la pena el esfuerzo. Recuerda, muchos de ellos están experimentando esto por primera vez en sus vidas. Para ellos, este sentimiento es más que otra parte de la vida, se convierte en lo que marca todas las experiencias.

Los días en que eres capaz de poner tu propio cerebro en una llave y arremeter al mundo mismo a la sumisión son impresionantes, pero también habrá días en que nada puedas hacer para impedir que te sientas como una piltrafa. No lo hagas más difícil para tí o tus seres queridos por creer que nada puedes hacer. Busca ayuda y comienza a vivir como te mereces.

Acerca de Natán Gasparotti 377 Articles
Ha estudiado Licenciado en Ciencias de la Comunicación en la UCSF. Fotógrafo, escritor y corrector; cuyos gustos diversos, curiosidad y sed de conocimiento lo han llevado a desempeñarse como escritor para redes de blog sobre temas de interés.
Contacto: Sitio web

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*