Cine y Arquitectura: «Starship Troopers»

Si bien el director Paul Verhoeven, hacia la segunda mitad de la década de los 90’s, ya contaba con la fama de criticar a la sociedad moderna y sobre todo de ridiculizar el “american way of life” dentro de sus cintas, sería con “Starship Troopers” con la cual mostrase su lado más ácido y paródico.

 

Cine y Arquitectura: «Starship Troopers»

Aquel carácter de la cinta le haría merecedor del rechazo de una gran parte del público estadounidense, quien por un lado no aceptaba la sátira y por otro, veía más en la obra una gran apología hacia el militarismo y hacia los gobiernos fascistas de mitad de siglo.

La broma terminaría por cerrarle las puertas de los grandes estudios americanos, así como la gran libertad con la que rodaba sus cintas. Tan sólo el tiempo, el re-visionado casero y los hechos ocurridos después del 11 de septiembre en Estados Unidos, han demostrado que su crítica no era exagerada y que el imperialismo hoy en día está más vivo que nunca en la sociedad. A posterior, el filme no es otra cosa que la deconstrucción de la sociedad contemporánea, una disección en vida de un mundo que globalizado presenta una afición hacia la violencia.

La ciudad dentro de “Starship Troopers”
La ciudad dentro de “Starship Troopers”

La ciudad dentro de “Starship Troopers”, pese a su estética más futurista y propia de la arquitectura espacial vista en la zona de Los Ángeles, es una ciudad globalizada. Localizada al otro extremo del mundo, Buenos Aires luce una apariencia anglosajona, donde toco elemento propio de la cultura latina ha sido suprimido. La presencia de población de diferentes culturas en un mismo espacio, aumenta su carácter global, en donde las naciones se han unificado en una gran nación mundial.

Pese a esta globalidad la cultura dominante es claramente americana. Predominan los clichés más clásicos, como los conflictos de instituto, el futbol americano como deporte de masas, el amor juvenil, la camaradería militar entre otros, los cuales hablan de una conquista a gran escala de la raza anglosajona hacia el resto del globo.

En dicha sociedad futura la violencia es clave. Ser un ciudadano implica ser militar. Ser parte de la toma de decisiones implica que el individuo sea participe de la expansión de la civilización humana. El ciudadano es un conquistador, y toda expresión de pacifismo y pasividad va en contra de lo que significa ser civilizado. La ciudad ya no se nutre del desarrollo intelectual de sus individuos, sino de la capacidad de expandirse a través del espacio por el uso de la fuerza.

 “Starship Troopers”
“Starship Troopers”

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*