Arquitectura chilena patrimonio de la Humanidad

El archipiélago de Chiloé está localizado en el sur de Chile, entre los paralelos 41º y 43º de latitud sur. Comprende una gran isla, la isla Grande de Chiloé, y un gran número de islas e islotes menores.

Las iglesias de Chiloé son templos de madera construidos en el Archipiélago de Chiloé, Chile, de acuerdo a un esquema tradicional que se considera perteneciente a una escuela de arquitectura. Las construcciones más antiguas todavía en pie datan de mediados del siglo XVIII y las más recientes del primer tercio del siglo XX. De ellas, un conjunto de 16 es considerado Monumento Histórico Nacional de Chile, y desde el año 2000, Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

 

Arquitectura chilena patrimonio de la Humanidad

Geográficamente, de las dieciséis iglesias, nueve están en la costa oriental de la Isla Grande, tres en Lemuy, dos en Quinchao, una en Caguach y una en Chelín. Si se consideran las divisiones administrativas, todas ellas están en la provincia de Chiloé y de norte a sur se reparten por comuna como sigue: la iglesia de Colo en Quemchi, las de Tenaún, San Juan y Dalcahue en Dalcahue, las de Caguach, Achao y Quinchao en Quinchao, las de Castro, Nercón, Rilán y Chelín en Castro, las de Vilupulli y Chonchi en Chonchi y las de Aldachildo, Ichuac y Detif en Puqueldón.

Las iglesias chilotas siguen una estructura básica común con variaciones menores según la zona geográfica o la época de construcción. El edificio tiene forma rectangular con un techo a dos aguas y ocasionalmente a tres. La fachada usualmente está en el lado este y frente a ella hay una explanada para las procesiones. En los lugares de mayor población esta explanada ha pasado a ser la plaza del pueblo.

La fachada consta de un pórtico adornado con arcos falsos y una torre con campanario en la parte superior. El número usual de arcos es cinco, pero algunas iglesias no los tienen y otras tienen siete o nueve. Entre el pórtico y las puertas hay un espacio para guarecerse de la lluvia.

La torre suele ser de forma octogonal, de dos o tres cuerpos y en algunos casos posee un ábside. El interior está formado por tres naves, separadas por corridas de pilares. Sobre el pórtico hay un espacio para el coro. Usualmente la nave central tiene el techo cóncavo, a semejanza del fondo de un bote.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*