Beneficios y riesgos de dar a luz en casa

Beneficios y riesgos de dar a luz en casa

Beneficios y riesgos de dar a luz en casa

Beneficios y riesgos de dar a luz en casa. Salud y familia.

 

Cada vez son más frecuentes los casos de parejas que deciden recibir al pequeño bebé, en la calidez del hogar. A pesar del pavor que esta elección genera en muchas madres y embarazadas, quienes consideran las clínicas o el hospital lugares más convenientes y seguros, no se ha demostrado -de forma consensuada-, que el riesgo sea mayor por tratarse de un sitio no preparado para el alumbramiento.

A lo largo de los años se ha hablado mucho acerca de la gran disminución de la tasa de mortalidad tanto de madres como de niños al nacer, creando la expectativa de que fue el avance tecnológico y la medicalización del parto lo que dieron lugar a esta gran mejora. No obstante, a la par de los avances médicos en esta área, la calidad de vida de la mujer ya no es la misma que la de de décadas atrás. Por ende hablamos de madres más saludables y en condiciones más favorables en cuanto a calidad de vida respecta. Esto engloba lo que concierne a la alimentación, salubridad, el acceso a medicación específica -especialmente a los antibióticos-,  el planeamiento familiar, etc.

Las anécdotas que circulan entre madres y padres que han experimentados esta grandiosa experiencia del parto en casa, no hacen más que irradiar alegría y certeza en la decisión de ser protagonistas del recibimiento de su pequeño.

El rol activo, que cumplen en la tarea de dar a luz, involucra a ambos padres por igual, cooperando y palpitando cada momento, juntos, creando un lazo imposible de olvidar o de corromper.

El fantasma de lo que podría suceder si algo se complica, no varía mucho de los miedos comunes que toda mujer tiene a la hora del parto. Esta mirada preventiva y temerosa no es algo que vaya a cambiar se trate de un hospital, clínica o la propia casa.

Tras todas las hipótesis, existe algo que hemos de saber con seguridad. El cuerpo de la mujer está preparado fisiológicamente para un parto, natural en la mayoría de los casos.

El embarazo y su evolución están sujetos a mecanismos naturales del propio cuerpo, es decir; las mujeres poseemos naturalmente la posibilidad de dar a luz sin necesidad de un quirófano, una camilla, una posición incomoda, episiotomías, etc. Un sin número de procedimientos médicos que en su gran mayoría no son estrictamente necesarios.

Cuando se asume este reto, las consecuencias alivian todas las dudas que precedieron, la cercanía con el niño no se pierde en ningún momento y su primer llanto se origina en el ambiente que lo verá crecer. La intimidad y el calor del hogar pueden brindar a los padres, en apenas un lapso corto de tiempo, la reanudación de una nueva vida, en la comodidad de la propia casa.

En clínicas y hospitales, se separa al bebé de la madre al instante de nacer, porque es un procedimiento de rutina que debe llevarse a cabo. Esta situación suele prolongarse para los padres que esperan ansiosos la vuelta de su pequeño.

Aun son escasas las fuentes confiables elaboradas por los grupos de investigadores que se encuentran estudiando el tema. No existe un consenso acerca de cuál es la práctica óptima a la hora de traer un hijo al mundo.

Algunos estudios sugieren que la seguridad de los partos en el hogar puede equipararse a la de los alumbramientos efectuados en Hospitales o clínicas, ya fuera por parteras o médicos.

A la hora de evaluar los riesgos no se llega a un acuerdo concreto. Sí es frecuente el aumento de la tasa de admisiones en el Hospital, luego del parto en casa. Una causa habitual, que puede originar un motivo de consulta, es el aumento de la bilirrubina, común en la mayoría de los recién nacidos.

Para finalizar, con este artículo se pretende emprender un viaje, así sea imaginario, que posibilite visualizar las posibilidades que tenemos, cómo mujer, a la hora de decidir cómo, dónde y acompañada de quién, parir.

No sabemos con exactitud, porque tampoco lo saben los especialistas, cuál es el camino que conlleva menos riesgos, lo que sí tenemos -solo debemos buscarlos- son muchísimos testimonios gratos y alegres de experiencias inigualables de personas que volverían a hacerlo.

El secreto está en encontrar una partera preparada y con experiencia en el tema, que pueda contarnos en qué consistiría un parto en casa y sacarnos las dudas al respecto. Hay muchas que mujeres argentinas que han tomado la iniciativa y con felices resultados.

 

Acerca de Gisela Jacob 22 Articles
Nací en Paraná, Entre Ríos un 8 de Diciembre del año 1982. Actualmente soy madre de tres hijos Florencia, Tiziano y Sofía. Terminé hace tiempo de cursar la carrera de Psicología. Mi pasión por la escritura la traigo desde pequeña y junto con eso una profunda devoción por la vida y lo que ella me inspira.
Contacto: Sitio web

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*