Evitar el conflicto en el grupo de WhatsApp de los padres del colegio

Evitar el conflicto en el grupo de WhatsApp de los padres del colegio

Evitar el conflicto en el grupo de WhatsApp de los padres del colegio

Evitar el conflicto en el grupo de WhatsApp de los padres del colegio.

 

Las nuevas tecnologías nos traen soluciones, pero también a veces nos generan algunos conflictos. Algo así ocurre con los grupos de WhatsApp que nos permiten contactar con personas que quizá de otra forma no sabríamos de su vida, pero también así se generan nuevas situaciones problemáticas. Particularmente, los grupos de WhatsApp de padres del colegio nos solucionan muchas cosas en nuestra vida cotidiana acompañando la educación de nuestros hijos, pero al mismo tiempo pueden generar roces innecesarios.

Que los grupos de madres y padres de compañeros de clases son caldo de cultivo para chismes y conflictos no es nada nuevo. Es lo que suele ocurrir casi en cualquier grupo humano. Pero las nuevas tecnologías a veces potencian estas situaciones. Así, estos grupos son prácticos para resolver dudas sobre las tareas escolares o lo que hay que llevar al colegio, para organizar cumpleaños y reuniones, para relacionarse con otros padres, pero al mismo tiempo se pueden usar para criticar a los profesores, para disparar chismes malintencionados o para presionar a la institución, afectando la relación de la familia con la escuela.

Es habitual que los papás y mamás modernos creen un grupo dentro de la aplicación de mensajería instantánea, para estar conectados entre sí y estar al tanto de lo que ocurre en la clase de sus hijos. Sin embargo, aunque estos grupos pueden resultar muy útiles para resolver algunos asuntos, no necesariamente es la mejor manera de hacerlo, y conviene tener en cuenta algunas cuestiones.

En muchos colegios, estos grupos se han convertido en verdaderos dolores de cabeza para los docentes y directivos. El malestar puntual de algún papá o mamá puede magnificarse, creando malos entendidos o generando animosidad contra algún docente, siendo que al final los más perjudicados son los propios chicos.

Muchos otros padres suelen sentirse incómodos o molestos porque se ven envueltos en conversaciones sobre docentes o hasta otros padres que deciden no participar del grupo, con lo que finalmente deciden salirse o se quedan pero con malestar. En este punto, es necesario educar a los padres en el uso de las tecnologías.

Lo que hay que tener en cuenta es que el grupo de WhatsApp de padres no es un grupo de amigos, por lo tanto debería tratarse allí únicamente asuntos de gestión escolar. Al mismo tiempo, si se presenta un problema particular, lo ideal es plantearlo directamente con los docentes o directivos de nuestro hijo o hija. En general, los videos o imágenes graciosas deberían evitarse, pues a muchas personas les resulta molesto encontrarse con un montón de mensajes que nada tienen que ver con la finalidad del grupo. También es buena idea no dejarse llevar expresando juicios de valor «en caliente», como también las opiniones políticas y creencias personales.

También se da el caso en que padres y madres se vuelven “asistentes personales” de sus hijos, resolviendo cosas que ellos deberían aprender a manejar por sí mismos en pos de desarrollarles la responsabilidad, como tareas, materiales que hay que llevar y fechas especiales. No es buena idea resolverles todo mediante el WhatsApp de padres. En ocasiones, es preferible que olvide algo y afronte las consecuencias a que no aprenda a ser autónomo y cumplidor de sus pequeñas responsabilidades.

 

Algunas pautas para manejarse en el grupo de WhatsApp de padres del colegio:

  • La premisa es utilizarlo para intercambiar información útil sobre tu hijo y el grupo-clase. Si no se tiene nada positivo, útil e interesante que aportar, mejor no escribir nada.
  • Respetar a los demás y su intimidad, teniendo en cuenta que una vez se comparte un contenido ya no hay marcha atrás.
  • No se debe escribir lo que no se diría a la cara, y antes de presionar “enviar” pensarlo dos veces.
  • No te conviertas en la agenda de tu hijo, permite que aprenda a asumir sus responsabilidades.
  • Se debe evitar comentar los rumores que se compartan en el grupo e intentar erradicarlos. Considerar que el rumor es una construcción grupal en la que todos los que participan o comentan son sus constructores, pues cada uno de ellos aporta algo.
  • Si ese tipo de actitudes y usos son repetitivos y no se consigue eliminar los chismes, es mejor dejar de formar parte del grupo, aún a costa de la antipatía de algunos, será más sano.
  • No se debe compartir en el grupo contenidos que atenten contra la privacidad de nadie ni sea ofensivo hacia otros (padres, profesores, etc.)
  • Si surge un conflicto o problema con un docente, el espacio para plantearlo es la propia escuela, que debe dar cabida a tu reclamo, y así además le darás al profesor la oportunidad de darte a conocer su parte del asunto. No siempre nuestros hijos tendrán la razón en todo, es tan importante protegerlos como no sobreprotegerlos.

Como con cualquier nueva tecnología, se debe hacer un buen uso de la herramienta y convertirla en una oportunidad para promover un acercamiento entre las familias y de ellas con la escuela, siempre pensando en qué es lo mejor para nuestros chicos.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*