Campañas publicitarias que dejan huella

Campañas publicitarias que dejan huella.

Los símbolos y logos que quedan en el imaginario colectivo, son, muchas veces, producto de una intuición bien dirigida más que del trabajo programado. Siga este viaje histórico por íconos del ámbito sociopolítico y comercial;

I LOVE NEW YORK

Jamás pensó el diseñador de Push Pin Studios, Milton Glaser, que su idea para un logo de la ciudad y, luego, para el Estado de Nueva York iba a ser finalmente su pieza de mayor éxito. Tanto es así que trabajó ad honorem y cedió los derechos.

El famoso símbolo con las tres letras mayúsculas escrito con la tipografía American Typewriter y un simple corazón rojo, entró con mucha fuerza no solo entre los neoyorquinos o norteamericanos sino en todo el mundo, y es hoy un símbolo global.

Sus aplicaciones en afiches, camisetas, suvenires y más se mantienen vivas 40 años después de su creación. El contraste entre la tipografía en abreviaturas y la roja imagen del corazón operó como un cruce –exitoso– entre racionalidad y sentimientos.

 

EL SWOOSH DE NIKE

SWOOSH DE NIKE
SWOOSH DE NIKE

En 1971 la estudiante de diseño Carolyn Davidson realizó algunos trabajos como freelance para la empresa que más tarde sería Nike, entre ellos el célebre logo que hoy acompaña a la frase Just Do It. Percibió por ello unos honorarios de 35 dólares.

Más tarde la empresa, para compensarla por tan exigua paga, le regaló un anillo de diamantes y una cantidad no conocida públicamente en acciones. La forma es conocida como el swoosh (zumbido en español) y evoca por cierto la actividad física, el movimiento, pero sobre todo unida al lema, una actitud.

Quizá los símbolos operan adecuadamente cuando sus creadores sintonizan cómodamente con la sensibilidad emergente de su público. Sentirse libre en relación a uno mismo, no pensar demasiado cada acción, es el sentimiento que sustenta, entre otras cosas, el inmenso éxito global de este diseño de 35 dólares.

 

WE CAN DO IT
WE CAN DO IT

WE CAN DO IT

El famoso póster We Can Do It! es una ilustración de J. Howard Miller encargada por la empresa estadounidense Westinghouse en 1942, durante la Segunda Guerra Mundial. Tanto el gobierno como las empresas necesitaban reconocer y estimular el notable esfuerzo de las mujeres que habían ocupado en la industria el lugar de los hombres.

El póster circuló solo internamente en las usinas y locales de Westinghouse, y evoca al popular personaje Rosie the Riveter, mujer decidida que ocupa roles tradicionalmente masculinos.

En los 80 alguien encontró el afiche en unos archivos y la imagen entró con fuerza al imaginario colectivo, reutilizándose como símbolo de reconocimiento de las capacidades de las mujeres.

 

 

 

Campañas publicitarias que dejan huella – Artículos sobre curiosidades

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*