Cómo elegir un instrumento musical para tocar de adulto (Parte 2)

Muchos adultos, especialmente aquellos que disfrutan de la música instrumental y acústica, les gustaría aprender a tocar un instrumento musical, pero siempre quedan intimidados ante la idea de la posibilidad. ¿Por dónde empezar?

Bueno, antes de que puedas aprender un nuevo instrumento musical, tienes que eligir el instrumento. La buena noticia es que, en muchos sentidos, es más simple aprender un instrumento siendo adulto. Ahora ya conoces bien tus gustos y tienes acceso a una gama mucho más amplia de instrumentos, maestros y opciones en general. Estas son algunas preguntas que debe hacerse.

¿Cuáles son tus limitaciones físicas? Si no puedes levantar algo pesado, no trates de tocar el contrabajo. Si no tienes una gran capacidad pulmonar, piensa dos veces antes de acercarte a un saxo. ¿Codo trunco? El trombón puede no ser tan fácil. Por cierto, si tienes la voluntad de tocar algo que va a ser físicamente difícil para ti, puedes superar casi cualquier cosa, pero debes estar preparado para un poco de adversidad.

¿Quieres tocar y cantar al mismo tiempo? Si realmente deseas acompañarte a ti mismo cantando, especialmente si quieres hacerlo solo, puedes considerar ir con uno de los dos clásicos: piano o guitarra. Claro, un montón de grandes músicos han acompañado a sí mismos en otros instrumentos, pero el piano y la guitarra pueden tanto proporcionar una plenitud y gama de sonido que, como solista es necesaria y, así, acompañar una voz humana. No es casualidad que sean los instrumentos de acompañamiento más populares para los cantantes populares.

¿Quieres aprender a leer música? Si quieres tocar música clásica occidental, tendrás que aprender a leer música. Los jazzistas en general tendrán que aprender a leer música, aunque puede parecer un poco diferente a la partitura clásica, y algunas tradiciones musicales internacionales tienen diferentes estilos de música escrita y gráficos. Si estás buscando para evitar la lectura y simplemente tocar “de oído”, la mayoría de los géneros de la música popular de todo el mundo no requieren ninguna notación escrita.

¿Quieres ser el líder de una banda? Si estás buscando reproducir música en un pequeño conjunto, ya sea rock clásico o reggae o cualquier número de otros géneros, ¿dónde te imaginas a ti mismo encajando? Si quieres estar al frente, coge el instrumento que tienen la mayoría de los solos y toca la melodía dentro de tu género elegido. Si prefieres ser un héroe anónimo, elige algo en la sección rítmica. Muchas personas eligen el bajo por su simpleza, entretenido para tocar pero confiable y dentro de la base rítmica.

¿Hay gente alrededor para tocar? Ciertos tipos de música (y los instrumentos) son los más adecuados a las personas más sociales, y tendrás dificultades de mantenerlo si nunca tienes la oportunidad de estar a tono con los demás. La música irlandesa, por ejemplo, realmente se disfrutan mejor al estilo de reunión; como así también la folklorica argentina, así que, a menos que quieras estar condenado a una vida de solista, considera si tienes gente para practicar, o si usted estás dispuesto a buscarlos.

Familia de Instrumentos de Viento Madera
Familia de Instrumentos de Viento Madera

 

Consejos:

Elije tu instrumento con cuidado. Si realmente no lo amas, nunca te apegues con él. No te pongas en peligro si no tienes que hacerlo.

Va a pasar un buen rato antes de que comiences a “ser bueno”. Ten tus expectativas a niveles razonables y recuerda que la curva de aprendizaje para diferentes instrumentos tiene una forma diferente. Al llegar al punto en el que puedas rasguear un simple conjunto de acordes en un charango tomará menos tiempo que tocar una melodía sencilla en el violín. No dejes que eso te desanime si tarda un poco, no importa en qué instrumento que te encuentres.

No creas lo que dicen sobre que el aprender un instrumento es mucho más fácil para un niño que para un adulto. Claro, los niños tienen alguna plasticidad cerebral que les permite crear vías neurales con más facilidad de lo que la gente adulta puede, pero los adultos tenemos un par de cosas que los niños nunca tendrán: somos mejores en la práctica, hemos (teóricamente) aprendido a manejar nuestro tiempo, nos tomamos las cosas en serio (especialmente cuando involucra un gran compromiso financiero), y somos más propensos a amar realmente el instrumento que hemos elegido. El trabajo duro no es ninguna broma.

Lo que necesitas:

  • En última instancia, un instrumento y accesorios
  • Un maestro o un plan excelente para el autoaprendizaje
  • Una gran cantidad de confianza, paciencia y un gran sentido del humor

Cómo elegir un instrumento musical para tocar de adulto (Parte 2)

Muchos adultos, especialmente aquellos que disfrutan de la música instrumental y acústica, les gustaría aprender a tocar un instrumento musical, pero siempre quedan intimidados ante la idea de la posibilidad. ¿Por dónde empezar?

Bueno, antes de que puedas aprender un nuevo instrumento musical, tienes que eligir el instrumento. La buena noticia es que, en muchos sentidos, es más simple aprender un instrumento siendo adulto. Ahora ya conoces bien tus gustos y tienes acceso a una gama mucho más amplia de instrumentos, maestros y opciones en general. Estas son algunas preguntas que debe hacerse.

¿Cuáles son tus limitaciones físicas? Si no puedes levantar algo pesado, no trates de tocar el contrabajo. Si no tienes una gran capacidad pulmonar, piensa dos veces antes de acercarte a un saxo. ¿Codo trunco? El trombón puede no ser tan fácil. Por cierto, si tienes la voluntad de tocar algo que va a ser físicamente difícil para ti, puedes superar casi cualquier cosa, pero debes estar preparado para un poco de adversidad.

¿Quieres tocar y cantar al mismo tiempo? Si realmente deseas acompañarte a ti mismo cantando, especialmente si quieres hacerlo solo, puedes considerar ir con uno de los dos clásicos: piano o guitarra. Claro, un montón de grandes músicos han acompañado a sí mismos en otros instrumentos, pero el piano y la guitarra pueden tanto proporcionar una plenitud y gama de sonido que, como solista es necesaria y, así, acompañar una voz humana. No es casualidad que sean los instrumentos de acompañamiento más populares para los cantantes populares.

¿Quieres aprender a leer música? Si quieres tocar música clásica occidental, tendrás que aprender a leer música. Los jazzistas en general tendrán que aprender a leer música, aunque puede parecer un poco diferente a la partitura clásica, y algunas tradiciones musicales internacionales tienen diferentes estilos de música escrita y gráficos. Si estás buscando para evitar la lectura y simplemente tocar “de oído”, la mayoría de los géneros de la música popular de todo el mundo no requieren ninguna notación escrita.

¿Quieres ser el líder de una banda? Si estás buscando reproducir música en un pequeño conjunto, ya sea rock clásico o reggae o cualquier número de otros géneros, ¿dónde te imaginas a ti mismo encajando? Si quieres estar al frente, coge el instrumento que tienen la mayoría de los solos y toca la melodía dentro de tu género elegido. Si prefieres ser un héroe anónimo, elige algo en la sección rítmica. Muchas personas eligen el bajo por su simpleza, entretenido para tocar pero confiable y dentro de la base rítmica.

¿Hay gente alrededor para tocar? Ciertos tipos de música (y los instrumentos) son los más adecuados a las personas más sociales, y tendrás dificultades de mantenerlo si nunca tienes la oportunidad de estar a tono con los demás. La música irlandesa, por ejemplo, realmente se disfrutan mejor al estilo de reunión; como así también la folklorica argentina, así que, a menos que quieras estar condenado a una vida de solista, considera si tienes gente para practicar, o si usted estás dispuesto a buscarlos.

Consejos:

Elije tu instrumento con cuidado. Si realmente no lo amas, nunca te apegues con él. No te pongas en peligro si no tienes que hacerlo.

Va a pasar un buen rato antes de que comiences a “ser bueno”. Ten tus expectativas a niveles razonables y recuerda que la curva de aprendizaje para diferentes instrumentos tiene una forma diferente. Al llegar al punto en el que puedas rasguear un simple conjunto de acordes en un charango tomará menos tiempo que tocar una melodía sencilla en el violín. No dejes que eso te desanime si tarda un poco, no importa en qué instrumento que te encuentres.

No creas lo que dicen sobre que el aprender un instrumento es mucho más fácil para un niño que para un adulto. Claro, los niños tienen alguna plasticidad cerebral que les permite crear vías neurales con más facilidad de lo que la gente adulta puede, pero los adultos tenemos un par de cosas que los niños nunca tendrán: somos mejores en la práctica, hemos (teóricamente) aprendido a manejar nuestro tiempo, nos tomamos las cosas en serio (especialmente cuando involucra un gran compromiso financiero), y somos más propensos a amar realmente el instrumento que hemos elegido. El trabajo duro no es ninguna broma.

Lo que necesitas:

En última instancia, un instrumento y accesorios
Un maestro o un plan excelente para el autoaprendizaje
Una gran cantidad de confianza, paciencia y un gran sentido del humor

Acerca de Natán Gasparotti 377 Articles
Ha estudiado Licenciado en Ciencias de la Comunicación en la UCSF. Fotógrafo, escritor y corrector; cuyos gustos diversos, curiosidad y sed de conocimiento lo han llevado a desempeñarse como escritor para redes de blog sobre temas de interés.
Contacto: Sitio web

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*