¿Cómo educar emocionalmente a los hijos?

educacion emocional mis hijos
educacion emocional mis hijos

En los últimos tiempos se habla más abiertamente acerca de la inteligencia emocional y la educación de las emociones en los niños. Incluso, dentro de la educación formal se comienza a implementar algunos conceptos de educación emocional.

En el caso de los padres ¿Qué tipo de enseñanzas podemos brindarle a nuestros hijos? Todos los expertos en el tema coinciden en señalar al menos  4 factores de la inteligencia emocional que es importante que adquieran los niños. Estos son:

Que los niños aprendan a percibir sus propias emociones. Luego que puedan percibir las de los demás. A partir de los dos años ya se puede iniciar a los niños en su reconocimiento, introduciéndolos en las emociones básicas: alegría, tristeza, miedo y rabia. Se les puede mostrar fotografías o dibujos y luego preguntarles acerca de las emociones que ellos pueden identificar.

Que aprendan a comprender las emociones, que les está ocurriendo a ellos y a los demás. A partir de los 5 años, ya pueden nombrarlas incluso, pueden decir “estoy enojado porque no me llevaste al parque”, “estoy contento porque mañana nos vamos de excursión”, “tengo miedo de que apagues la luz porque me dejas solo.”

Que esas emociones les faciliten su comportamiento. Desde los 6 meses de vida, los niños comienzan a desarrollar la rabia, es importante que cuando sean más grandes aprendan a reconocerla y a controlarla. Los niños entienden mucho más de lo que expresan, por lo tanto se le puede poner límites desde pequeños.

Que aprendan a gestionarlas y a canalizarlas. El conocimiento, comprensión y control de las emociones son básicos para que nuestros hijos se desenvuelvan adecuadamente en sociedad

En este sentido, es habitual que los niños se vean superados por las emociones, sobre todo la rabia, que les hace gritar o golpear cosas. Es necesario que como padres no reforcemos esas situaciones y enseñarles con el ejemplo que antes de gritar o pegar es mejor expresar en voz alta qué les molesta. De esa manera expresarán sus sentimientos desde pequeños.

También es importante ayudarlos a desarrollar su comunicación, hablar con ellos, hacerles preguntas, razonar, jugar, poner ejemplos es algo muy importante en su educación. Debemos favorecer permanentemente que puedan expresarse, que puedan poner en voz alta sus opiniones y sentimientos, que aprendan a dialogar.

Otra capacidad necesaria que deben aprender a poner en práctica es la de la escucha activa, además de saber guardar silencio mientras los demás hablan, los niños deben comprender lo que se les dice. Para ello es recomendable hablarles despacio, de frente y terminar la frase diciendo ¿me comprendés? ¿estás de acuerdo con lo que te dije?

De esta manera también estaremos reforzando su empatía, es recomendable razonar con ellos mediante preguntas ¿Cómo creés que se siente la abuela después de lo que le dijiste? ¿Por qué pensás que está llorando tu hermana? ¿Creés que papá está contento hoy?

A partir de los 10 u 11 años van a surgir en sus vidas emociones secundarias, que pronto cobrarán más importancia en sus vidas: el amor, la vergüenza, la ansiedad. Es muy importante mantener una buena comunicación con ellos para hablar abiertamente de estos temas, para que se sientan seguros frente a estas nuevas emociones y puedan aprender a gestionarlas.

Fomentar un diálogo abierto a medida que van creciendo, cuando aparezcan más demandas de su parte, enseñarles a pactar, dialogar, acordar de modo democrático. Por último, facilitarles el espacio y tiempo en el hogar para que puedan expresar lo que los hace felices e infelices con comodidad.

Acerca de Eliana Márquez 322 Articles
Soy comunicadora social, redactora, community manager, profesora de lengua y madre de dos niños. Resido en Córdoba, Argentina.
Contacto: Sitio web

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*