Aprueban construcción del estadio olímpico de Zaha Hadid en Japón

Recientemente el Consejo Deportivo de Japón (JSC, por su sigla en inglés) finalmente decidió darle visto bueno al nuevo Estadio Nacional de Tokio, diseñado por Zaha Hadid Architects.

Tras la discusión generada en torno a su construcción, y a pesar de las modificaciones al diseño original para reducir sus costos tras el rechazo explícito por parte de arquitectos de la talla de Toyo Ito y Fumihiko Maki, el proyecto de la arquitecta nacida en Irak avanzará a toda máquina para su inauguración en 2019.

Por ahora, el JSC y el Ministerio japonés de Educación buscan la manera de cubrir un presupuesto que prácticamente se duplicó, llegando a los USD 2.100 millones (¥252.000 millones), monto que se necesita para levantar el estadio sobre los cimientos de lo que alguna vez fue el estadio Meiji Jingu Gaien en los años treinta.

Sin embargo, esto no parece ser el peor problema que enfrenta Tokio 2020.

 

Aprueban construcción del estadio olímpico de Zaha Hadid en Japón

En noviembre de 2012, Zaha Hadid se adjudicó el diseño del nuevo Estadio Nacional de Tokio tras ganar el concurso internacional para la reformulación del estadio que albergará el Mundial de Rugby de 2019. En septiembre de 2013, la exitosa candidatura de Tokio para albergar los Juegos Olímpicos del 2020 motivó a que el estadio recibiera ambos eventos.

Sin embargo, toda la atención se la ha llevado injustamente la figura de la arquitecta residente en Inglaterra, la sinuosidad de su diseño paramétrico, sus cuestionadas dimensiones (Fumihiko Maki llegó a presentar un croquis de su contrapropuesta) y su desmesurado sobrepresupuesto, cuando en realidad es una arista más en el puzzle de la organización.

estadio olímpico de Zaha Hadid en Japón
estadio olímpico de Zaha Hadid en Japón

Según el periódico The Japan Times, el Estadio Olímpico de Tokio costará tres veces el valor de su simil de Londres 2012 y sólo la construcción de sus arcos implica desembolsar ¥76.5 miles de millones. Para evitar nuevos retrasos, se rechazó cualquier nueva modificación al diseño, considerando que el estadio debe estar funcionando para septiembre de 2019.

Asimismo, con tal de reducir los costos, los organizadores decidieron instalar la cubierta retráctil luego de finalizar las olimpiadas y 15.000 de los 80.000 asientos se instalarán temporalmente, según USA TODAY. Mientras el presupuesto se intentará cubrir con donaciones, fondos públicos y la ya exitosa venta de los derechos de nombre del evento a través de compañías transnacionales, a cinco años del evento.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*