¿Visual, auditivo o kinestésico? Descubrí tu estilo de aprendizaje para aprender mejor

El ser humano, por naturaleza, aprende de manera individual y  utilizando distintas estrategias, ritmos o técnicas diferentes al resto de las personas. En un grupo de estudio, por ejemplo, cada alumno tiene sus propias maneras y tiempos de incorporar los conocimientos.

Para optimizar la forma en que aprendemos, la clave reside en conocer cómo nuestro cerebro recibe la información. Aprendemos y conocemos el mundo a través de la vista, el olfato, el oído, el gusto y el tacto. Sin embargo, inconscientemente solemos utilizar algunos sentidos más que otros.

Según algunas corrientes de pensamiento, el ser humano tiene tres grandes sistemas de representación de la información: visual, auditivo y kinestésico (corporal).

La forma predominante en que nuestro cerebro recuerda, entiende, imagina o aprende un contenido determinado, determina nuestro estilo de aprendizaje.

¡Descubrí el tuyo para potenciar al máximo tu capacidad de aprender y estudiar!

 

#1 Aprendizaje visual

Las personas que privilegian lo visual “piensan en imágenes”, es decir, incorporan los conocimientos de manera más eficaz cuando observan, leen o fijan con la vista el material de estudio. Están en esta categoría aquellas personas que, por ejemplo, durante un examen recuerdan mentalmente la página del libro o el espacio en donde está escrita determinada información.

A este grupo de personas, les resulta fácil establecer relaciones entre distintos conceptos, y pueden incorporar gran cantidad de información en un plazo corto de tiempo.

¿Cómo optimizar al máximo el conocimiento a través de lo visual? Utilizando mapas conceptuales, cuadros sinópticos, mapas mentales, líneas de tiempo o contenidos audiovisuales (videos, documentales, películas) para estudiar. Otra sugerencia, consiste en resaltar el texto de estudio con marcadores de diferentes colores y dibujos.

 

#2 Aprendizaje auditivo

Quienes tienen más desarrollado este tipo de aprendizaje, suelen recordar con mayor facilidad aquello que escuchan de lo que leen, ya que experimentan el mundo a través del sentido del oído. Este grupo de personas aprenden mejor cuando reciben las enseñanzas oralmente y cuando pueden explicar esa información a otra persona. Suelen estudiar leyendo en voz alta y se distinguen por su facilidad para aprender un idioma o tocar algún instrumento.

A la hora de estudiar, se aconseja realizar grabaciones del material que se desee estudiar, escuchar entrevistas y prestar atención a las enseñanzas del docente durante las clases.

 

#3 Aprendizaje kinestésico

En este grupo se incluyen las personas que registran el mundo exterior a través de los sentidos del tacto, el olfato y el gusto.  Este aprendizaje radica en el movimiento, es decir, necesita experimentar la información a través de proyectos, teatralizaciones, representaciones o experimentos.

Para algunos, aprender utilizando este sistema puede ser mucho más lento, que con el predominio visual y el auditivo. Sin embargo, una vez que se incorpora un conocimiento, es difícil que se olvide en el futuro. Las personas que integran este grupo, suelen incorporar eficazmente lo que hacen más que lo que ven o escuchan. Se desempeñan mejor en los deportes, los experimentos o las actividades artísticas.

La dactilografía, es decir, la técnica de escribir con el teclado sin mirar, es un ejemplo de este tipo de aprendizaje,  en donde se utiliza el cuerpo y las enseñanzas se incorporan a través de la memoria muscular.

En conclusión, no existe un estilo de aprendizaje mejor que otro, sino que son diferentes maneras de incorporar los contenidos. Si bien solemos utilizar todos nuestros sentidos, siempre privilegiamos y maximizamos uno por sobre el resto. Conocer el estilo de aprendizaje en el cual cada uno se siente identificado, es una herramienta de ayuda a la hora de estudiar y rendir exámenes académicos.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*