Un engaño nos hace ganar inteligencia emocional

Un engaño nos hace ganar inteligencia emocional

Un engaño nos hace ganar inteligencia emocional

Un engaño nos hace ganar inteligencia emocional. Relaciones y pareja.

 

Aquellas mujeres que han sido abandonadas por sus parejas suelen salir favorecidas al final de la situación, pues les permite entrar en un periodo de crecimiento personal del que salen con mayor inteligencia emocional, pues aprenden a detectar mejor a esos compañeros sentimentales inadecuados.

Así que la buena noticia es que de acuerdo a un reciente estudio, a largo plazo la mujer engañada sale beneficiada. En efecto, un equipo de investigadores de la Universidad de Birmingham en Reino Unido, señaló que sin desmerecer que el impacto inicial es desagradable y doloroso, generalmente tras ello las afectadas normalmente deciden tomarse una pausa en su vida amorosa, lo que es una buena elección.

De acuerdo a estos expertos en evolución, las mujeres tienden a utilizar cuatro mecanismos básicos cuando se ven obligadas a defender su prevalencia: se hacen notar, desacreditan a su competidora y tratan de manipular a su compañero sentimental o a su rival.

Así, los hombres prefieren defenderse físicamente, mientras que las mujeres intentan desacreditar a su “rival”.

Desde un punto de vista evolutivo, puede parecer que la “tercera en discordia” ha “ganado” pues en términos científicos, tiene acceso a más recursos y ha conseguido un compañero para reproducirse.

Pero al mismo tiempo, estaría dañando su reputación por entrometerse en una relación, y además estaría involucrándose con un hombre que ya tiene antecedentes de ser infiel, lo cual es probable que repita.

Por su parte, la mujer engañada se enfrentará con un periodo de crecimiento personal para reponerse. “Durante esta pausa se producen los efectos positivos: mejora la conciencia que tiene de sí misma y su inteligencia emocional”, señalan los autores del trabajo, agregando que con ello, adquiere herramientas para detectar en el futuro nuevas traiciones o pretendientes inadecuados.

Una investigación anterior señaló a partir de una encuesta anónima realizada a 5.705 personas de 96 países diferentes, que tras una ruptura sentimental las mujeres solían hablar más de su soledad y vulnerabilidad que los hombres, mientras que estos eran más proclives a aumentar su consumo de alcohol.

Independientemente del género, sufría más la persona a la que habían rechazado. Y entre las causas, la falta de comunicación destacaba sobre la infidelidad.

De todo lo malo se aprende, y en el caso de la infidelidad, no es la excepción.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*