¿De dónde surgieron algunas costumbres habituales?

origen de costumrbes curiosas
origen de costumrbes curiosas

El hombre es un animal de costumbre, reza el refrán. Así, hacemos un montón de cosas en nuestra vida cotidiana, sin detenernos siquiera un segundo a pensar por qué las hacemos. Son costumbres extendidas, que alguna vez tuvieron en su origen una razón de ser, y hoy conocerla nos resulta curioso.

El padrino de la boda era en el pasado, más bien una suerte de guardia que un amigo. Era el encargado de ayudar a escapar a la pareja en caso de que algunos de los parientes de la novia se opusiesen a la unión, y debía manejar muy bien la espada.

Hoy a nadie se le ocurre dormir sin almohadas, sin embargo no siempre fueron parte de las costumbres. En las civilizaciones mesopotámicas del 7.000 a.C., las almohadas eran usadas solamente por los ricos, siendo símbolo de ostentación. Para los tiempos en los que Enrique VIII llegó al trono, las almohadas se convirtieron en un símbolo de debilidad, porque sólo las usaban las mujeres embarazadas.

La costumbre de las velas sobre el pastel de cumpleaños tiene diversas teorías sobre su origen. Hay quienes afirman que la costumbre surge como una manera de ahuyentar malos espíritus para el cumpleañero. También se la ha relacionado con los griegos, quienes dedicaban un pastel con velas a la diosa Artemisa, quien representaba a la luna, precisamente para recrearla.

El popular ketchup, una salsa tan habitual, remonta su origen al siglo XVII en el que los chinos inventaron una salsa de pescado y algunas especias y la llamaron koe-chiap. No fue sino hasta un siglo después, que llegó hasta Inglaterra y América, donde tomó su actual forma y sabor.

El “chocar los 5” proviene del béisbol, donde los jugadores comenzaron a hacerlo al completar un cuadrangular o home-run.

La clásica costumbre de darse la mano, tenía en la antigüedad otro propósito. Se hacía este gesto para palpar de armas a la otra persona, por propia seguridad. Los romanos lo hacían aún más evidente tomando el brazo del otro, es decir, buscando dagas que pudieran estar escondidas.

Taparse la boca al bostezar se considera de buena educación. La costumbre proviene de países islámicos y del hinduismo, pues ambas culturas consideran que al dejar la boca abierta, queda un espacio abierto para que el diablo ingrese a nuestro ser. Al cubrir la boca con la mano, le bloqueamos este acceso.

Curiosas costumbres que sin embargo seguimos manteniendo, a pesar de no saber nada de su origen.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*