[Test] Síndrome de Asperger en adultos

El síndrome de Asperger es un tipo de los trastornos generalizados del desarrollo, un grupo de condiciones que impliquen demoras en el desarrollo de muchas habilidades básicas, en particular la capacidad de socializar con los demás, para comunicarse, y para usar la imaginación. Ha sido reconocido como trastorno único en tiempos recientes y puede detectarse en cualquier momento de la vida, desde la infancia temprana hasta la adultez, y aquí te contamos cómo detectarlo y qué test realizar para ello.

La concepción moderna del Síndrome de Asperger data del año 1981, por lo que su tratamiento como trastorno individual es relativamente reciente. Recuerdo que conocí la naturaleza de esta enfermedad al ver una curiosa película animada australiana llamada Mary y Max. En la historia, una niña australiana con ávida imaginación comienza una inocente amistad por cartas con un hombre de 50 años de New York. La trama, a simple vista y resumida en una oración parece inconmensurable, pero la dulce e nocente relación de amistad que se genera entre ellos es producto de dos simple elementos: la carencia de prejuicios de Mary y el aspergers de Max. A medida que avanza la película podemos observar todos las dificultades con las que una persona con este síndrome puede encontrarse y conocemos los pormenores de su vida, en soledad. Es por ello que no es un asunto a tomar a la ligera. El Síndrome de Asperger es similar en algunos aspectos al autismo, otro tipo del espectro, más grave. Pero tiene sus particularidades.

 

¿Cuáles son los síntomas del Síndrome de Asperger?

Los siguientes son los criterios tomados para detectar el Síndrome de Asperger según el Manual de Diagnóstico y Estadística de los Trastornos Mentales (DSM-IV), publicado por la Asociación Psiquiátrica Americana de los EEUU:

Alteración cualitativa de la interacción social, manifestada en al menos dos de los siguientes casos: en deficiencias marcadas en el uso de múltiples comportamientos no verbales como mirada fija de ojo a ojo, expresión facial, la postura corporal y gestos para regular la interacción social; la incapacidad para desarrollar relaciones con sus pares de modo adecuado según su nivel de desarrollo (que en el caso de un adulto normal debería ser fluido); falla en buscar de modo espontáneo el compartir placeres, intereses o logros con otras personas (por ejemplo, en la falta de mostrar, traer o señalar objetos de interés a otras personas); y falta de reciprocidad social o emocional.

A su vez, los patrones repetitivos y estereotipados restringidos de comportamiento, intereses y actividades son una clara señal del Síndrome de Asperger. La alteración provoca alteraciones significativas (de modo clínico) en áreas sociales, ocupacionales, u otras importantes del normal. Por otra parte, no se detecta retraso general significativo al nivel cínico en el área del lenguaje, como así también no se detecta retraso significativo al nivel clínico en el desarrollo cognitivo o en el desarrollo de habilidades de “auto-ayuda” apropiadas para la edad (en el caso de un adulto, podemos mencionar algunas básicas como higiene personal, etc.) y comportamiento adaptativo (que no sea en la interacción social). Si bien la curiosidad acerca del medio ambiente es un determinante, lo es sólo para los infantes y no lo es para los adultos.

 

¿Cómo se diagnostica el Síndrome de Asperger?

El Síndrome de Asperger a menudo no se diagnostica hasta que un niño o un adulto empieza a tener serias dificultades en la escuela, el lugar de trabajo o en su vida personal. De hecho, muchos adultos con síndrome de Asperger reciben su diagnóstico cuando buscan ayuda para problemas relacionados como la ansiedad o la depresión, en cuyo caso el diagnóstico tiende a centrarse principalmente en las dificultades con las interacciones sociales.

Un síntoma común es la incapacidad para entender la intención detrás de las acciones, palabras y comportamientos de otra persona. Así que tanto niños como adultos afectados por el Síndrome de Asperger pueden perder el buen humor y otras reacciones emocionales. Del mismo modo, pueden no responder instintivamente a señales no verbales “universales”, como una sonrisa, fruncir el ceño o un movimiento que implique “llamar” o pedir que “venga aquí”.

Por estas razones, las interacciones sociales pueden parecer confusos y abrumadoras para las personas con Síndrome de Asperger. Las dificultades para ver las cosas desde la perspectiva de otra persona pueden hacer que sea muy difícil predecir o entender las acciones de los demás. Una persona que padezca este síndrome no puede retomar lo que es o no es apropiado en una situación particular. Por ejemplo, una persona con síndrome de Asperger puede hablar en voz muy alta al entrar a la iglesia en medio de una Misa o en una habitación con un bebé dormido y, consecuentemente, no entender cuando debe “callar”.

Algunas personas con síndrome de Asperger tienen una forma peculiar de hablar. Esto puede que implique un tono de voz demasiado ruidoso, un tono monótono o con una entonación inusual. También es común, pero no universal, para las personas con Síndrome de Asperger, tener dificultad para controlar sus emociones. Pueden llorar o reír con facilidad o en momentos “inadecuados”.

Es importante destacar que no todas las personas con Síndrome de Asperger exhiben todos estos comportamientos. Además, cada uno de estos síntomas tiende a variar ampliamente entre los individuos afectados. Es fundamental tener en cuenta que los desafíos presentados por el Síndrome de Asperger son muy a menudo acompañados de cualidades y habilidades únicas o “dones”. De hecho, un rasgo común entre los afectados suele ser una notable capacidad para enfocarse de modo intenso y profundo.

 

El Test de Síndrome de Aspergers para adultos

Para realizar un Test del Síndrome de Aspergers para adultos, deberás realizar el propuesto por Simon Baron-Cohen, llamado Coeficiente del Espectro Autista. De las 50 preguntas, que punturarás con un valor de intensidad (desde Totalmente de Acuerdo a Completamente en Desacuerdo), tendrás un número resultante que, una vez sumados, te dará el coeficiente. La media para las personas con Síndrome de Asperger o Autismo es de 35 puntos para arriba. Debes contestar todas las preguntas, que encontrarás en las imágenes o en el Test del sitio Espectro Autista.

(Hacer Click en Cada foto para ampliar)

 

Puntuación

Para obtener tu puntuación deberás administrar 1 punto por cada respuesta “Totalmente de acuerdo” o “Parcialmente de acuerdo” a las preguntas 2, 4, 5, 6, 7, 9, 12, 13, 16, 18, 19, 20, 21, 22, 23, 26, 33, 35, 39, 41, 42, 43, 45, 46.
A su vez, deberás dar 1 punto por cada respuesta “Totalmente en desacuerdo” o “Parcialmente en desacuerdo” a las preguntas: 1, 3, 8, 10, 11, 14, 15, 17, 24, 25, 27, 28, 29, 30, 31, 32, 34, 36, 37, 38, 40, 44, 47, 48, 49, 50.

Acerca de Natán Gasparotti 377 Articles
Ha estudiado Licenciado en Ciencias de la Comunicación en la UCSF. Fotógrafo, escritor y corrector; cuyos gustos diversos, curiosidad y sed de conocimiento lo han llevado a desempeñarse como escritor para redes de blog sobre temas de interés.
Contacto: Sitio web

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*