Los beneficios de estudiar online

En la actualidad, la oferta académica se ha ampliado a límites impensados. Hasta no hace muchos años, para estudiar en algunos casos, era necesario radicarse en otra ciudad o incluso en otro país, con todos los grandes gastos y las limitaciones que ello implica. Pero al día de hoy, son muchas las universidades y otras instituciones académicas que ofrecen un amplio abanico de posibilidades de estudio: desde carreras universitarias completas y posgrados, a cursos de capacitación específicos y hasta relacionados al desarrollo personal.

 

 

Así que al hablar de los beneficios de estudiar online, el primero es muy claro: podemos estudiar lo que queremos sin movernos de nuestra casa. Esto no sólo nos ofrece una variedad de posibilidades de estudio más amplia, sino que resulta mucho más rentable, pues no es necesario viajar a otras ciudades para estudiar.

La segunda ventaja obvia, es que al hacer una carrera o curso online, somos dueños de nuestros horarios. Salvo que se paute alguna teleconferencia con el profesor y los alumnos, se puede estudiar en el momento del día que se prefiera, accediendo en todo momento al material de estudio ofrecido, y pudiendo combinar con otras actividades.

Esta modalidad educativa es ideal para las personas que trabajan y quieren retomar sus estudios, o bien desean emprender una carrera, capacitarse con un nuevo curso, o adquirir aptitudes para su propio desarrollo personal. De esta manera, la persona puede sostenerse económicamente sin resignar su capacitación.

Otra ventaja indudable, en especial para los estudiantes más jóvenes, es que al estudiar a distancia logran llevar vidas más ordenadas. Es sabido que la universidad se presta para desarrollar una amplia vida social, lo cual es bueno, pero algunos estudiantes se dispersan demasiado en reuniones y fiestas universitarias, perjudicando su rendimiento académico.

El manejo de los propios tiempos, además, hace que se ahorre el tiempo de traslado de ida y vuelta para cursar de manera presencial, además de elegir el momento del día donde se logra una mejor concentración y desempeño intelectual. Claro que todo ello requiere de una buena dosis de autodisciplina y orden, pero a cambio, el estudiante a distancia es dueño de sus tiempos: incluso de tomarse un descanso o hasta unas minivacaciones cuando lo considere necesario.

La educación a distancia es mucho más compatible con la conciliación de la vida familiar y profesional. Tanto en el caso de aquellas personas jóvenes que se han convertido en padres sin planificarlo, como en el caso de aquellos padres o madres que desean pasar más tiempo en casa para dedicarse a la crianza de los hijos, el e-learning les permiten capacitarse y mantenerse actualizados al tiempo que pueden cuidar a sus hijos.

Las ventajas de estudiar a distancia son muchas, lo cual explica el enorme éxito que la oferta de educación virtual está teniendo en estos días.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*