¿Cómo hacer para no deprimirse en invierno?

Es por cierto muy habitual y hasta normal que la gente se deprima durante el invierno. Es más muchos especialistas han denominado a esta suerte de depresión como un trastorno afectivo de tipo estacional que marca un bajo nivel de depresión pudiendo afectar a ciertas personas con mayor gravedad.

Parece increíble pero esto es así y le sucede a muchas personas que ya comenzando el invierno comienzan a decaer, a sentirse sin ganas de hacer algo, a quedarse en la cama, y a sentirse asimismo tristes sin saber el motivo, o bien si lo asocian al frío no saben cómo encontrar la solución. Y esto acontece porque el frio influye mucho en el funcionamiento físico, y allí es donde aparecen ciertos síntomas como también síntomas psicológicos y emocionales que hay que tratar.

Si el problema se detecta a tiempo, sobre todo en las mujeres,  a continuación se ofrecen diversos consejos para no caer en este estado para nada deseado, y porque además el invierno debe ser disfrutado de la misma manera que el resto de las estaciones del año.

Ante todo para combatir y prevenir la depresión durante el invierno, es olvidar el sedentarismo y comenzar a realizar algún tipo de actividad física. Si se puede ir a un gimnasio 2 o 3 veces a la semana. Esta actividad resultará ideal puesto que se estará en movimiento beneficiando al organismo, y además se entrará a conversar con otras personas, y así pasar un momento sumamente agradable para regresar a casa con  más energías de las deseadas y  con un estado anímico completamente renovado. El ejercicio, cualquiera sea, es un factor determinante para no caer en la depresión.

También una dieta con más calorías, sin excesos claro, ayuda notoriamente a elevar las energías y por ende el estado emocional cambia rotundamente. Se aconseja consumir frutos secos, ricos guisos de lentejas por ejemplo, y otros pasteles como de carne acompañados por un sabroso postre.

Y así como hay que consumir más calorías, también  se debe elevar el nivel de vitamina D que proviene del sol, por lo cual lo ideal es aprovechar los lindos días en donde no hay viento, abrigarse lo suficiente y  permanecer  por ejemplo leyendo un bue libro o escuchando música en el jardín por al menos una o 2 horas por días. Un buen nivel de vitamina D en sangre estimula el estado emocional y anímico de manera sorprendente. Es por ello que en invierno hay que abrir muy bien las ventanas y dejar que entren los rayos del sol a pleno. Esto ayuda mucho  psicológicamente.

Finalmente, algo que se prohíbe es tirarse en la cama y con la excusa de que hace frio permanecer en ella  muchas horas. Hay que levantarse con ánimo, escuchar música, proponerse hacer algún tipo de manualidad, o arreglar el jardín, organizar visitas, ir al cine o al teatro, salir a un bar con amigos ,preparar ricas comidas y postres caseros y de esta manera mantener un equilibrio físico emocional perfecto.

No hay que desaprovechar los días y disfrutarlos a pleno. Hay muchas actividades por realizar  y basta con estar bien abrigado ara evitar una gripe, y ya salir a la calle porque el estar en contacto con otros y  llevar una vida social normal es lo que espanta a la depresión.

Acerca de Lilia Canosa 79 Articles
Nací en Buenos Aires, un 19 de enero de 1965. Escribo desde muy joven, habiendo estudiado filosofía, redacción y corrección literaria. También hablo francés e italiano y soy psicóloga social psicoanalítica. Ahora me encuentro escribiendo para revistas de chicos como psicóloga social y realizando trabajos como escritora y redactora de artículos, textos varios y tesis. Mi Twitter es @liliacanosa y allí me pueden encontrar.
Contacto: Sitio web

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*