Prácticos y bonitos: diferentes tipos de portabebés

Bandolera
Bandolera

En estos tiempos, existe toda una reivindicación de los portabebés, en especial de aquellos más sencillos que han sido utilizados por culturas alrededor de todo el mundo desde tiempos inmemoriales. En muchos casos, no son más que simples trozos de tela que anudados estratégicamente, permiten llevar al bebé. Para elegir el mejor para cada familia, es mejor contar con esta breve guía de tipos de portabebés.

Las ventajas de llevar al niño en un portabebé son muchas, siendo las más evidentes la comodidad para su madre o padre, y que facilitan la lactancia a demanda. Pero aseguran que existen otras, como que el bebé está más tranquilo al permanecer cerca del cuerpo de la madre o de la persona que lo cuida y así llora menos, que lo ayuda a eliminar los cólicos abdominales y que previene la displasia de cadera cuando se lo utiliza debidamente.

Sea cual fuere el portabebé elegido, debe asegurar la correcta postura del bebé, con la cadera y rodillas flexionadas en posición de “rana”, de manera que la espalda quede ligeramente curvada y el bebé quede sentado y no colgado. Se suele decir que el bebé visto de espalda, debe formar una ligera letra “M”.

 

fular elastico
Fular elástico

Fular elástico para recién nacidos

Consiste en una tira de tela ligeramente elástica de 50 a 70 centímetros de ancho y 5 metros de largo. Es fácil de ajustar y confortable, además es una buena introducción para comenzar a utilizar los portabebés, pues permite ser anudado antes de colocar al pequeño, y al no tener talla puede ser utilizado por cualquier persona.

Este tipo de portabebés, sin embargo, no es tan cómodo para bebés a partir de los 8 o 9 kilos, pues la tela cede y cuesta más la sujeción.

 

fular tejido
Fular tejido

Fular tejido para bebés

Similar al modelo anterior, pero con una tela no elastizada, sino más bien firme. El largo dependerá del cuerpo de la persona que portará al bebé, a partir del año y medio es conveniente elegir un tejido grueso y resistente. Este modelo se puede utilizar desde el nacimiento y hasta los tres años. Es versátil y permite diversas posiciones, con una sujeción ideal, pues el cuerpo del niño se pega bien al del adulto, al tiempo que se reparte muy bien el peso para la seguridad de la espalda del adulto. No se deforma con el uso ni a pesar del peso del bebé.

Sin embargo, es necesario practicar un poco con este fular tejido, ya que se trata de una tela de gran longitud que no siempre se aprende fácil.

 

pouch
Pouch

Pouch

Tiene un formato de bolsa, que se cruza del hombro por el torso. Se puede utilizar desde el primer día en posición de cuna. Cuando el bebé aprende a controlar su cabeza y espalda, se le llevará a la cadera, la posición más recomendada. Su uso es muy simple, y además es el que más rápido permite colocar y retirar al bebé. Sin embargo, el peso recae en un solo hombro. Es necesario comprarlo por talla, aunque algunos ya vienen con tiras regulables.

 

Bandolera
Bandolera

Bandolera para bebés

Es una banda de tela de 70 cm de ancho y dos anillas metálicas por las que pasa la tela. Esto permite una buena sujeción, fácil de realizar. Permite diferentes posiciones, y facilita dar de mamar con discreción en cualquier parte. Se utiliza desde el nacimiento – en posición de cuna – hasta los dos o tres años, a la cadera o espalda. Pero también se lleva el peso en un solo hombro, y hay que ajustar las anillas cada vez que se lo utiliza.

 

Meitai
Meitai

MeiTai

Es el portabebés tradicional asiático, consiste en un rectángulo de tela con cuatro tirantes anchos. Al repartir bien el peso del bebé, permite realizar trayectos largos con comodidad, se puede utilizar desde el nacimiento, pero lo ideal es hacerlo desde los tres o cuatro meses hasta los dos o tres años. Se puede llevar al bebé delante, a la cadera o a la espalda. Es ligero y cómodo, aunque no es ideal para recién nacidos.

Mochila ergonómica
Mochila ergonómica

Mochila ergonómica

Son los portabebés “comerciales”, aunque es importante optar por los modelos ergonómicos, que respetan la postura natural del bebé, en forma de “M”. La mochila es cómoda y fácil de utilizar, y aconsejada para excursiones largas. Suele ser la preferida de los papás, que la encuentran más “masculina”, y permite transportar al bebé cómodamente hasta sus 15 o 20 kilos de peso. Sin embargo, la postura óptima es a partir de los 5-6 meses con las piernas del bebé por fuera (según el modelo).

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*