¿Qué comer en Centroamérica?

Por desgracia para los “foodies”, la gastronomía no se cuenta entre los mayores atractivos de la región. La cocina centroamericana se caracteriza por la simplicidad y los ingredientes al desnudo, sin la complejidad aromática de ese campeón gustativo que es su vecino norteño, México.

Pregunta a cualquier fanático de Centroamérica sobre qué comer en Costa Rica o Panamá, y probablemente te contestará, lacónicamente, que arroz con frijoles: el famoso gallo pinto, base y centro culinario del desayuno a la cena. Sin embargo, la mala fama no es del todo merecida. El foodie curioso encontrará variaciones y platos típicos en cada uno de los países, desde esponjosas tortillas rellenas de queso y carne a humeantes guisos de pollo y col.

No dejes que tu viaje a Centroamérica se convierta en una visita diaria a la “M” amarilla (aunque si decides seguir esa ruta, no te costará encontrarla) y date un sorprendente paseo gastronómico de Guatemala a Panamá, gallo pinto opcional.

 

¿Qué comer en Centroamérica?

Empecemos por lo básico: la tortilla de trigo, fundamento y acompañamiento por antonomasia de la gastronomía centroamericana. Esta gran sufridora se presta a ser frita, doblada, inflada y otras contorsiones varias, al gusto de cada fogón nacional. En Nicaragua, la rellenan de mozzarella y cebolla en sus célebres quesillos; en El Salvador, las inflan a base de chicharrón de cerdo y frijoles para convertirlas en las adoradas pupusas. ¿Quieres más opciones?

Los hondureños las doblan al estilo de las quesadillas mexicanas, atiborrándolas de aguacate, queso, plátanos y carne, para hacer sus baleadas; los beliceños las untan con frijoles y vinagre, y las refríen para convertirlas en garnaches.

Los hondureños las doblan al estilo de las quesadillas mexicanas
Los hondureños las doblan al estilo de las quesadillas mexicanas

Otro elemento que ni chefs ni madres centroamericanas perdonan en ningún plato es el plátano macho. No te dejes engañar por su apariencia: no son frutas, sino tubérculos, y su sabor es mucho menos dulce que el de su doppelgänger, la banana… aunque pocas son las posibilidades de que pruebes plátano macho en su estado natural.

En Panamá, te los servirán en bolitas de puré hechas vuelta y vuelta en la sartén: los patacones, tan sencillos como inolvidables. De Costa Rica hacia el norte, el acompañamiento por excelencia de la gastronomía centroamericana se sirve como tostones, finas láminas con un crujido que ya quisieran para sí las patatas fritas de bolsa.

En otro ámbito, los guisos, potentes y reconfortantes, son uno de los ejes principales de la gastronomía centroamericana. Los ingredientes, frescos y sin disfrazar, coinciden en casi todos los países: patatas, cebolla, tomate y algún tipo de proteína, desde pollo a camarones, se sirven en un caldo casero que te hará echar de menos los domingos en familia.

el plátano macho
el plátano macho

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*