Encontraron glóbulos rojos en dinosaurio fosilizado de 75 millones de años

10 años después del muy controvertido descubrimiento de tejido blando dentro de un hueso de dinosaurio de 68 millones de años, científicos han demostrado una vez más que no hay que ser tan ansioso para desestimar las excepciones a las reglas, después de haber detectado lo que bien podría ser células rojas de sangre y fragmentos de tejidos conectivos en fósiles de dinosaurios mal conservados.

Este hallazgo raro y emocionante sugiere que nuestras ideas actuales sobre el proceso de fosilización pueden requerir una re-evaluación y podría indicar que hay un tesoro de datos por ahí que había quedado enterrada porque los científicos asumieron que no existiría. Si esto resulta ser el caso, el descubrimiento podría marcar el comienzo de una nueva era para estas investigaciones, que en última instancia podría mejorar nuestra comprensión de la biología de las especies extintas y de las relaciones entre ellos. El estudio se ha publicado en Nature Communications.

Cuando los científicos descubren un fósil, la gran mayoría de las veces se descube la parte más difícil de un animal, tales como los componentes inorgánicos de los huesos que se componen de diversas sales minerales. Los tejidos blandos del organismo, como la piel y los vasos sanguíneos, por lo general no se encuentran bien conservados y, por lo tanto, están normalmente ausentes entre los restos fosilizados. Esto se debe a que las moléculas de proteína de los cuales estas partes del cuerpo están compuestas se descomponen relativamente rápido, ayudadas a lo largo de los años por microbios a los que les gusta devorar material orgánico. Esto condujo a la hipótesis de que las partes de las proteínas no durarían más de 4 millones de años y que su estructura original se perdió con el tiempo.

 

Encontraron glóbulos rojos en dinosaurio fosilizado de 75 millones de años

Pero esa idea se tiró por la borda en 2005, cuando los investigadores descubrieron tejido blando conservado en el interior del hueso de la pierna de un Tyrannosaurus Rex. Aunque los críticos inicialmente desestimaban el hallazgo, se afirmó que debe haber algo más, y fue así como los científicos finalmente obtuvieron apoyo para su conclusión inicial, lo que sugiere que la presencia de tejido blando podría ser debida a la conservación excepcional de la muestra. El último descubrimiento, sin embargo, demuestra que tales condiciones ideales no son requeridas, necesariamente, para que esas partes del cuerpo persistan en los fósiles de más de decenas de millones de años.

El tejido se detectó después de que investigadores del Imperial College de Londres analizaran 8 fragmentos fósiles de una garra de dinosaurio que se había alojado en el Museo de Historia Natural durante más de un siglo. Es importante destacar que ninguno de los especímenes fueron excepcionalmente preservados. Su investigación implicó el uso de varios métodos de análisis diferentes, comenzando con una técnica de imagen llamada microscopía electrónica de barrido. Por la que se bombardea a los especímenes con un haz de electrones de alta energía, y que permite a los científicos revelar información acerca de la estructura superficial y composición.

A continuación, se utilizó un haz de iones preciso para cortar a través de las muestras y obtener una visión de la estructura interna del fósil. Finalmente, utilizaron un instrumento llamado espectrómetro de masas para identificar el tipo y la concentración de las moléculas presentes en las muestras, que luego se compararon con muestras tomadas de un pariente lejano de los dinosaurios: el emú.

A través de estas técnicas, los investigadores descubrieron estructuras de forma ovalada con un núcleo denso, que se especula que podrían ser las células rojas de la sangre, aunque advierten que se necesita más investigación para confirmar esto. Si están en lo correcto, este hallazgo puede alentar a los científicos a reanalizar otros ejemplares, lo que podría producir más glóbulos rojos que de otro modo habrían pasado desapercibidos. Y eso sería un gran problema, ya que podría permitir a los investigadores examinar cómo el metabolismo de los dinosaurios ha evolucionado con el tiempo.

[youtube width=»602″ height=»350″ video_id=»LP0BHasotYU»]

También encontraron fibras que exhiben la configuración característica, similar a una cuerda de la proteína colágenada, un componente principal del tejido conectivo. Dado que la estructura de esta molécula varía entre las especies, los investigadores pueden ser capaces de utilizar esta información para examinar las relaciones entre las especies extintas, y también para profundizar los conocimientos entre la fisiología de los dinosaurios.

Acerca de Natán Gasparotti 377 Articles
Ha estudiado Licenciado en Ciencias de la Comunicación en la UCSF. Fotógrafo, escritor y corrector; cuyos gustos diversos, curiosidad y sed de conocimiento lo han llevado a desempeñarse como escritor para redes de blog sobre temas de interés.
Contacto: Sitio web

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*