Compañía italiana tiene una curiosa idea: árboles después de la vida

¿A quién no le gustaría tener una “segunda” vida? Hasta la fecha no existe un servicio verificado que garantize una “vida después del fallecimiento”, algo que te permita renacer como una majestuosa águila de alto vuelo o un tigre temible vagando por las selvas de Sumatra.

Pero los diseñadores italianos Anna Citelli y Raoul Bretzel creen que es posible, que existe la posibilidad de que un fallecimiento pueda convertirse en un verdadero y espectacular hímno a la naturaleza, por ejemplo, un arbusto frondoso embellecimiento de una esquina de las calles de Roma.

Esa es la idea detrás de “Capsula Mundi”, un método propuesto que ofrecería un entierro a sus clientes de una forma que pueda mejorar el dosel urbano que toca a la nominación en el índice de 2015. Las prácticas tradicionales de enterramiento vienen con un montón de problemas, argumentan Bretzel y Citelli. Con parcelas fúnebres ocupando espacio, y muchas ciudades como Londres y Washington DC, que se están quedando sin espacio para enterrar a sus ciudadanos fallecidos. También existe el temor de que los fluidos de embalsamamiento podrían contaminar el medio ambiente, por no hablar de que los ataúdes de madera que requieren la destrucción de miles de árboles para su fabricación.

En lugar de continuar con lápidas y los productos químicos, los innovadores diseñadores italianos sugieren que giremos hacia un sistema “sin lujos”: los “cementerios verdes”. La planificación del funeral comenzaría mientras las personas todavía estén con vida, ya que se reúnen a sus seres queridos y les cuentan su tipo favorito de árbol o arbusto.

Luego, una vez que sus almas se alejan de este reino mundano, serían rellenas en posición fetal en sacos en forma de huevo y enterradas en la ciudad. Los árboles serían plantados por encima de ellos, bajo la idea de que los mismo absorvan los nutrientes y crezcan en imponentes árboles, abedules señoriales o arces preciosos.

Para muchos esta idea debe sonar horrible y algo espeluznante (y, en efecto, un concepto similar ha aparecido repetidamente en el drama del asesino en serie “Hannibal”). Pero Citelli y Bretzel exponen algunas razones por las que vale la pena considerar éste sistema:

Por un lado, el crecimiento de un árbol necesita de 10 a 40 años para un pleno desarrollo, y un ataúd se utiliza durante tres días. Mientras que Capsula Mundi se produce con material 100% biodegradable de plástico y almidón. El almidón es tomado de vegetales de temporada como las papas y el maíz.

De este modo, Capsula Mundi salva la vida de un árbol y se propone plantar uno más. Al plantar diferentes tipos de árboles juntos se crea un bosque. Un lugar donde los niños podrán aprender todo sobre los árboles. Es también un lugar para un paseo hermoso y un bello recordatorio de nuestros seres queridos.

Capsula Mundi salva la vida de un árbol
Capsula Mundi salva la vida de un árbol

Como este tipo de entierro “en la naturaleza” está prohibido por la ley italiana, el sistema de abono humano se ha quedado atascado en un limbo legal por ahora. El dúo de diseñadores espera cambiar eso a través de un gran esfuerzo, de modo que puedes ponerte en contacto con ellos si quieres que tu carne un día sea convertida en tierra de esta tierra y vida de este mundo.

Acerca de Natán Gasparotti 377 Articles
Ha estudiado Licenciado en Ciencias de la Comunicación en la UCSF. Fotógrafo, escritor y corrector; cuyos gustos diversos, curiosidad y sed de conocimiento lo han llevado a desempeñarse como escritor para redes de blog sobre temas de interés.
Contacto: Sitio web

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*