Modernismo tropical en arquitectura

Se conoce como Estilo Internacional a un conjunto de arquitecturas que comparten las características formales más puristas del Movimiento Moderno y, en menor medida, las funcionalistas.

El nombre, que triunfó en el mundo anglosajón como sinónimo de Movimiento Moderno y que, como en sí mismo indica, lo consideró un estilo, proviene de una exposición de arquitectura europea y americana que tuvo lugar en el MoMA en 1932, organizada por Henry-Russell Hitchcock y Philip Johnson. Sin embargo, las obras expuestas fueron escogidas por su similitud formal, obviándose conscientemente aquéllas que, encuadradas también dentro de las corrientes del Movimiento Moderno, se alejaban más de los cánones elegidos para la exposición.

 

Modernismo tropical en arquitectura

Se caracterizó, en lo formal, por su énfasis en la ortogonalidad, el empleo de superficies lisas, pulidas, desprovistas de ornamento, con el aspecto visual de ligereza que permitía la construcción en voladizo, por entonces novedoso. También se avino a una homogeneidad de materiales, presididos por el hormigón armado, con el que se crearon amplios espacios interiores con similitudes en varios edificios.

Las características no formales ni materiales, como el compromiso con el progreso y el sentido de la serialización como modo de poder mejorar la vivienda de la clase baja, no se consideraron. Esa nueva arquitectura, tan ligada a los desarrollos técnicos y al progreso, se extendía y universalizaba, se hacía transnacional, superando la idiosincrasia y barreras propias de cada lugar, siendo transferible a cualquier zona del mundo.

Cuando en los años 50 y 60 muchos de los territorios africanos lograron por fin la independencia de sus países colonos, la arquitectura se convirtió en uno de los principales motivos a través de los cuales cada país expresaba su nueva identidad nacional: parlamentos, centros de convenciones, universidades, bancos centrales, estadios…

Abrazar el nuevo estilo suponía también un intento por situarse al lado de la vanguardia y modernidad. A aquella arquitectura que surgió en estos países, síntesis del Estilo Internacional occidental y las tradiciones constructivas locales, que también se vislumbró en zonas emergentes de otros continentes, se le conoció a partir de ese momento como modernismo tropical.

Las exóticas, futuristas y experimentales propuestas adaptaban el estilo internacional a los climas extremos de los diferentes territorios, del clima subsahariano de Senegal y casi seco de Kenia a las húmedas áreas tropicales del África occidental. La arquitectura surgida también es un símbolo de las dificultades y contradicciones que experimentaban los Estados recién creados en su proceso de independencia, puesto que los arquitectos que creaban sus nuevos símbolos identitarios eran extranjeros y, en muchos casos, procedentes de la antigua metrópoli.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*