Clásicos de arquitectura: Ópera de Sydney

Existen pocos edificios tan famosos como la Ópera de Sydney en Australia, podría decirse incluso que es la octava maravilla del mundo moderno. Tiene una larga historia detrás de su diseño, la estructura se inició en 1956 cuando el Gobierno de Nueva Gales del Sur llamó a un concurso abierto para el diseño de dos salas de espectáculos: una ópera y una sala de conciertos sinfónicos, que posicionarían a Sydney en el escenario musical internacional.

El arquitecto danés Jørn Utzon, desconocido por su trabajo en ese entonces, logró llamar la atención del jurado, en especial del famoso Eero Saarinen que se intrigó por los simples bocetos que presentó al concurso. «Los dibujos de Utzon son simples hasta el punto de ser esquemáticos,» comentó el jurado. «Sin embargo, estamos convencidos de que presentan un concepto para una ópera que es capaz de convertirse en uno de los edificios más extraordinarios del mundo».

 

Clásicos de arquitectura: Ópera de Sydney

La construcción de la Ópera de Sydney comenzó en marzo de 1959, después de la demolición del existente  Fort Macquarie Tram Depot. El proyecto se construiría en tres fases: la fundación y construcción del podio con vistas al puerto de Sydney, la construcción de las conchas externas y la construcción del interior.

La construcción del podio comenzó antes de que Utzon terminara el diseño de la ópera, el trabajo fue supervisado por la reconocida firma de ingeniería Ove Arup & Partners. Debido a que la construcción comenzó abruptamente sin resolver ciertos problemas estructurales, el podio tuvo que ser modificado y reconstruido después de que se finalizara su construcción en 1963, con el fin de que soportara el peso de las masivas estructuras de hormigón que se apoyaban sobre él.

Ópera de Sydney
Ópera de Sydney

Entre 1957-1963, en medio de la construcción del podio, Utzon y Arup trabajaron para desarrollar un sistema de conchas que permitía que el esquema esférico original fuera estructuralmente posible. Doce iteraciones más tarde, llegaron a una solución que consistía en un sistema de «costillas» de conchas de hormigón prefabricado creadas a partir de las secciones de una esfera.

Este sistema permitía que cada costilla fuera construida por un número de segmentos estandarizados creados a partir de un molde común que se encontraba en la obra. Utzon quería que las conchas representaran las grandes velas de un barco, contrastando con las profundas aguas azules del océano sobre el cual se levantaban. Para lograr esta estética, las conchas se cubrieron con 1.056.066 azulejos de cerámica hechos en Suecia a partir de arcilla y piedra triturada. Junto con colocar los azulejos, se demoró un total de once años en completar la icónica estructura del techo.

En la tercera y última etapa del proyecto, bajo la supervisión de los nuevos arquitectos designados, el diseño original de Utzon cambió signifcativamente. A petición de la Comisión de Radiodifusión Australiana, la sala principal propuesta en el diseño original como un hall multiuso de ópera/conciertos, se convirtió en un espacio exclusivamente para conciertos que acomoda hasta 2.800 personas, conocida hoy como la Sala de Conciertos.

conocida hoy como la Sala de Conciertos
conocida hoy como la Sala de Conciertos

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*