Cómo hacer un buen resumen: 7 consejos

Una síntesis o resumen de un texto es una herramienta de gran ayuda para lograr una mayor comprensión de lo leído. Sin embargo, reducir en pocas palabras las ideas principales de un escrito no siempre es fácil. Las siguientes son algunas recomendaciones para hacer esta tarea mucho más sencilla. ¡Tomá nota y manos a la obra!

 

Instrucciones paso a paso

#1 Realizar una primera lectura global. Antes de comenzar a hacer el resumen, es imprescindible realizar una lectura previa completa del texto. Así se puede conocer el contenido general del tema, distinguir las ideas y los términos principales. Si hay alguna pregunta o un asunto que no haya quedado claro, es recomendable releer o buscar ayuda para despejar todas las dudas antes de continuar.

#2 Plantear preguntas fundamentales. Luego de la lectura exploratoria, el segundo paso es plantearse los siguientes interrogantes y tomar nota: ¿De qué se trata el texto? ¿Cuál es la temática principal? ¿Qué ideas secundarias expone el autor? ¿Qué relaciones se establecen? ¿En qué contexto y por qué fue escrito?

#3 Seleccionar y subrayar las ideas más importantes. Captar el tema más importante y los datos que brinden información para poder realizar la síntesis del texto. Es importante que el resumen sea una pieza coherente, con ideas claras y ordenadas, para que no pierda su significado original.

#4 Suprimir la información secundaria o redundante. Un resumen debe contener sólo lo esencial y transmitir de manera concisa la idea general del texto original. Es muy importante detectar las ideas más importantes y prescindir de los datos complementarios, este paso es el de “limpieza” del material accesorio que adorna el escrito.

#5 Hacer un esquema. Escribir de forma sintetizada los principales temas y subtemas del texto. Un esquema consiste en una síntesis máxima, con palabras claves, flechas y relaciones entre los conceptos. Como resultado se obtendrá un panorama general con las ideas más importantes del contenido. Esta técnica –si bien necesita ser realizada con tiempo- favorece y aprovecha la memoria visual del cerebro.

#6 Usar el propio lenguaje. Un resumen no se trata de copiar frases literales o citas del texto, sino de crear una nueva pieza de comunicación, utilizando las palabras propias de cada uno y un vocabulario sencillo. Esta práctica facilitará la retención del material y su aprendizaje.

#7 Escribir conclusiones y reflexiones. Por último y como una técnica de ayuda/memoria, reflexionar y escribir en un papel acerca del contenido del texto, su punto de partida, la relación de los conceptos y los significados, las palabras claves y la información esencial. En todo este proceso es importante corregir y modificar las veces que sea necesario.

Resumir es una herramienta que facilita el aprendizaje y la comprensión del pensamiento de otros autores, un método para aprovechar al máximo el tiempo y afianzar los contenidos de un texto. Siguiendo estos consejos, lograrás afianzar esta técnica útil a la hora de leer e interpretar información, tanto del ámbito académico como de cualquier campo de estudio.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*