La próxima vez te cepilles los dientes, fíjate en esto

¿Cuándo es la última vez te fijaste en cómo se siente cepillarse los dientes? ¿Es algo a lo que le prestas atención o te dejas llevar por lo que está sucediendo? Cepillarse los dientes es una acción común que hacemos (o deberíamos hacer) todos los días. Sin embargo, ha llegado a ser tan habitual que no nos acordamos de lo que se siente o siquiera estamos prestando atención a ello mientras lo hacemos.

Esto no es una cosa muy negativa, aunque también esconde en ella una gran oportunidad.

 

Prueba hacer esto:

Porque es algo que hacemos todos los días, tenemos la oportunidad cada día para practicar en poner un poco más de atención al cepillarnos, en una de las maneras más simples y menos intimidantes posibles.

Muy a menudo escuchamos palabras de moda como “la atención plena” y “la meditación”. La dura realidad es que, a pesar de que son muy “vendidas” estas ideas, a menudo te sientes intimidado por éstas ideas o no estás seguro de cómo llevar estas prácticas a nuestras propias vidas y aplicarlas en el día a día. Podríamos pensar que se necesitan muchas horas de práctica o tener que sentarse en un espacio tranquilo durante largos períodos de tiempo sin distracciones. Pero en realidad todo lo que necesitamos hacer es prestar atención.

La próxima vez que te cepilles los dientes, prestale atención a lo que estás haciendo. En lugar de pensar en lo que vas a hacer a continuación en tu día, sólo intenta ir de vuelta a ese momento presente en donde estás, justo a esos momentos.

¿Qué se sienten las cerdas del cepillo cuando las pasas por las encías y los dientes? ¿Qué se siente al gusto y cómo afecta a tu olfato? ¿Te estás mirando al espejo? ¿Estás en el presente?

En estos momentos nos damos un descanso de los pensamientos constantes y de las tensiones potenciales de nuestro día. Esta es una poderosa manera de recargar, de despejar nuestras mentes y de seguir con nuestro día de un modo más presente, de estar un poco más conscientes de lo que estamos haciendo.

La atención plena es una de esas cosas que a medida que la continas en la práctica diaria se convierte cada vez más una parte de tu estado general de bienestar. Así que, en lugar de tener que volver a este “estado de consciencia persente” todo el tiempo, te convendría aplicar este ejercisio y, con él, establecer una norma en tu día a día.

  1. Presta atención a lo que está sintiendo mientras te cepillas los dientes. Utiliza todos tus sentidos.
  2. Si encuentras que tu mente se va a la deriva de nuevo con pensamientos o preocupaciones del día, acéptalo y llévate suavemente a ti mismo de nuevo al instante presente. No juzgues el hecho de que la mente se va a la deriva. Eso está bien, nos sucede a todos. La clave aquí es obtener que vislumbres el hecho y que la atención aumente con el tiempo.
  3. Practica haciendo esto durante otras acciones diarias también.

Éstos son parte de los beneficios de la atención plena y de la meditación. Además de que seas una persona que está más en el momento presente y que eres consciente de lo que está sucediendo a tu alrededor en tu vida, también serás más consciente de y reducirá el estrés. Junto con esto podrás mejorar tu claridad mental y tus relaciones, y con ello disminuir la frecuencia cardíaca y la presión arterial.

Acerca de Natán Gasparotti 377 Articles
Ha estudiado Licenciado en Ciencias de la Comunicación en la UCSF. Fotógrafo, escritor y corrector; cuyos gustos diversos, curiosidad y sed de conocimiento lo han llevado a desempeñarse como escritor para redes de blog sobre temas de interés.
Contacto: Sitio web

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*