Usos insólitos de los cubos de hielo



El verano ya llega en estas latitudes, es así que el hielo se convierte en parte de nuestra vida cotidiana. Pero el agua en estado sólido tiene muchísimos otros usos además del de enfriar nuestras bebidas. Así que aprendamos algunos usos insólitos de los cubos de hielo.

Si en casa hay algunas plantas colgantes, de difícil acceso para el riego, se puede colocar algunos cubos en la maceta, así se regará la planta sin que caiga un repentino chorro de agua por los orificios de drenaje.

Si en tu casa hay alfombra y al mover los muebles quedó una marca, lo que se puede hacer es frotar un hielo sobre el hueco. Al fundirse, cepillar suavemente, la alfombra se recupera por completo.

A la hora de planchar, en especial si estás en un apuro, se puede frotar un cubo de hielo envuelto en un paño fino en las arrugas, luego se plancha como de costumbre, y será mucho más fácil lograr una camisa impecable.

Si hay que darle un medicamento a un niño, se le puede hacer chupar un cubo de hielo, que entumecerá la lengua y hará que note menos el mal sabor.

Si un niño se ha clavado una astilla, no es fácil que deje su mano quieta para retirarla. Se puede frotar un cubo de hielo por la zona afectada, para que no duela, así será más fácil retirarla.

Las mascotas también sufren el calor como nosotros, agregar algunos cubos de hielo a su agua hará que se sientan más frescos.

Si tienes previsto preparar un aderezo para ensaladas, una buena idea es colocarlo en un recipiente con tapa, al que se agrega un cubo de hielo y los ingredientes. Agitar vigorosamente antes de servir, se obtiene una textura cremosa inigualable.

Si te gusta retirar la grasa de tu sopa o estofado, una forma de hacerlo es colocar uno o dos cubos de hielo en un cucharón. Se debe pasar la parte inferior del cucharón sobre la parte superior del líquido en la olla de sopa. La grasa se juntará en el cucharón.

Si al recalentar el arroz en microondas resulta demasiado seco, una forma de evitarlo es colocar un cubo de hielo antes de introducirlo en el microondas, resultará mucho más húmedo y delicioso.

Si se ha pegado un chicle a tu ropa o incluso en tu pelo, una forma sencilla de retirarlo es frotarlo con un cubo de hielo. Se desprenderá mucho más fácilmente y sin dejar rastro.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*