Un Banco que acepta Queso como Colateral para Préstamos

Desde 1953, el banco regional de Credito Emiliano ha aceptado como garantía curiosa para los préstamos de pequeñas empresas ruedas gigantes de queso Parmigiano-Reggiano (Parmesano).

Conocido localmente como Credem, el banco es el tema de un nuevo caso de estudio de Harvard Business School, “Credem: Contando con el Queso”. El caso explica cómo el banco esencialmente sustituye a una de las partes más costosas del proceso de operaciones para los productores de leche en la región de Emilia-Romaña del norte de Italia. Además sostiene que el queso como seguro, las filiales de Credem y las ruedas de edad en bóvedas climatizadas durante la duración del préstamo. Los agricultores ahorran en costos de operación. Y a su vez, el banco gana algo de experiencia sobre una industria de riesgo.

“En mi investigación me miro cómo afectan las operaciones de financiación y viceversa, y esto fue un buen ejemplo de cómo adaptar una infraestructura de financiación a las características de funcionamiento de una cadena de suministro”, afirmó Nikolaos Trichakis, profesor asistente en la Unidad de Gestión en Tecnología y Operaciones de HBS, quien es co-autor en el caso de Gerry Tsoukalas, profesor asistente en la Universidad de Wharton School de Pensilvania y Emer Moloney, investigador asociado en HBS.

El caso describe el proceso de producción tradicional para el queso Parmigiano-Reggiano, comúnmente conocido en los círculos lácteos como “El Rey de los Quesos”. La cadena de suministro comienza con unas 3.500 granjas de propiedad familiar. Todos los días, los agricultores llevan leche fresca a los productores de un solo producto, la mayoría de las cuales son cooperativas de responsabilidad limitada de los agricultores, y la mayoría de los cuales externalizan el proceso de maduración de los operadores de almacén. Antes de que llegue a las tiendas, el queso se deja madurar durante 18, 24, 30 o 36 meses.

Cuanto más envejece, más delicioso y valioso se convierte (como dinero en efectivo en una cuenta que genere intereses). El queso de dieciocho meses hace que tus pastas sean excelentes, el de treinta y seis meses hace que los ángeles canten.

 

Un Banco que acepta Queso como Colateral para Préstamos

“Los productores se enfrentan a plazos de entrega muy largos”, dice Trichakis. “Ellos tienen básicamente un capital inmovilizado al inventario durante 2 años de trabajo. Ellos podrían acortar la maduración de reducir los costos, pero luego el queso que comemos no serían tan sabrosos”.

Debido al lento tiempo en el mercado, es esencial que los agricultores tengan acceso a líneas de crédito. Sin embargo, es comprensible por qué los prestamistas podrían dudar en conceder préstamos a los productores de queso.

Trichakis explica que las granjas son esencialmente pequeñas y medianas empresas, dirigida por agricultores que son contrarios a la idea de la consolidación, aunque sea por el bien de la estabilidad. “Siguen siendo fragmentados debido a la tradición italiana”, comentó. “La mayoría de estas familias han estado produciendo queso durante siglos y se enorgullecen de lo que hacen, resistiendo a formar parte de las corporaciones más grandes”.

Y hay otros riesgos de mercado. Los precios de Parmigiano-Reggiano tienden a fluctuar violentamente, junto con la demanda del mercado. A diferencia del 1% de la demanda puede ser igual a hasta un 10% de cambio en el precio, según el caso HBS. Las crisis económicas golpean la industria especialmente difícil, ya que el queso caro es algo así como un artículo de lujo.

Mientras tanto, muchas cosas pueden salir mal respecto al queso a medida que madura: Puede sudar, puede formar burbujas, o, lo peor de todo, puede hincharse tanto que llegue a romperse. Cada falla disminuye el valor del queso, independientemente de la tasa de mercado en marcha. Demasiadas grietas darán una rueda de queso que no pueda ser viable.

“Por lo tanto, está claro que se necesita una infraestructura de financiación que se adapte a este tipo de ambiente”, afirmó Trichakis. “Así que la pregunta es, ¿puede hacerse? Y la respuesta es sí.”

 

El queso aliado del préstamo

Credem acepta queso joven como garantía, a la valoración al precio actual del queso maduro en el mercado. El caso explica que la relación típica préstamo / valor es 70 a 80%, lo que amortigua al banco frente a las fluctuaciones de precios del mercado y la degradación del producto.

Una subsidiaria de Credem, Magazziini Generali delle Tagliate, mantiene la garantía en dos almacenes que son propiedad de bancos que ofrecen capacidad de almacenamiento de 440.000 ruedas de 80 libras de queso. Los almacenes con las mejores infraestructuras técnicas, como control de clima de MGT y una plantilla de inspectores capacitados.

Debido a que el queso está envejeciendo bajo techo propio del banco, el banco está constantemente consciente de lo que el producto vale la pena. Si los productores  pagar sus préstamos, el banco vende su garantía sobre la maduración. “Desde la perspectiva del banco, ésto es casi libre de riesgo”, dice Trichakis.

Mientras que el estudio de caso de Credem se centra en el modelo del queso como garantía, Trichakis señala que ésta comprende solamente el 1% del negocio total del banco. Pero en términos de buena voluntad, el modelo vale mucho más que eso, ya que “permite Credem a ser percibido como un banco que se preocupa por la comunidad, se preocupa por la región, y se preocupa por los productores. (…) Así que para un banco para poder establecer esta infraestructura, y para mostrar su valor a la comunidad, es importante”.

Acerca de Natán Gasparotti 377 Articles
Ha estudiado Licenciado en Ciencias de la Comunicación en la UCSF. Fotógrafo, escritor y corrector; cuyos gustos diversos, curiosidad y sed de conocimiento lo han llevado a desempeñarse como escritor para redes de blog sobre temas de interés.
Contacto: Sitio web

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*