¿Cómo será el trabajo en 2030? 4 escenarios muy distintos

Trabajo en 2030 - 4 escenarios
Trabajo en 2030 - 4 escenarios

Imaginando cuatro escenarios de trabajo en 2030 radicalmente diferentes de cómo las empresas administrarán a las personas y cómo las personas administrarán su trabajo y sus carreras.

Imagina un mundo en el que la función de recursos humanos tal como la conocemos se desvanece y es reemplazada por equipos de automatización, outsourcing y autoorganización. O un mundo en el que los mejores talentos se pelean tan ferozmente que los trabajadores tecnológicos más expertos contratan agentes para negociar y administrar sus carreras.

Puede parecer ciencia ficción. Pero el mundo del trabajo está cambiando tan rápido que cualquiera de los escenarios puede convertirse en realidad. Las megatendencias como la digitalización, el aumento de la automatización y el cambio demográfico están alterando la forma en que trabajamos y la forma en que las empresas se relacionan con los trabajadores. El vertiginoso ritmo de cambio hace que sea difícil planificar, o incluso pensar, a largo plazo. Y con tantas fuerzas complejas en juego, hacer predicciones lineales basadas en tendencias recientes es demasiado simplista.

Proponemos imaginar cuatro mundos de trabajo futuros alternativos, cada uno nombrado con un color.

Estos ejemplos que se admiten son extremos de cómo podría verse el trabajo en 2030. Están determinados por las formas en que las personas y las organizaciones responden a las fuerzas del colectivismo y el individualismo, en un eje. Y la integración y la fragmentación por el otro.

Estos escenarios pueden ayudar a las organizaciones a pensar sobre las posibilidades y cómo se prepararán para cumplirlas. Una posibilidad es que el mundo pueda alejarse del capitalismo de las grandes empresas, ya que la tecnología permite que las pequeñas empresas y los especialistas en marketing de nicho se vuelvan más poderosos. O el colectivismo podría tener prioridad, ya que las sociedades y las empresas trabajan juntas a través de un sentido de responsabilidad compartida. ¿Prevalecerá “yo primero”, o las sociedades se unirán para el bien mayor? ¿Marcará la tecnología digital el final para las grandes compañías o permitirá a las grandes compañías recortar sus costos internos y externos y volverse más poderosas?

Por supuesto, es probable que el futuro sea uno en el que los elementos de los cuatro de estos mundos – rojo, azul, verde y amarillo – sean influyentes. Pero la lógica detrás de cada mundo tiene implicaciones significativas para aquellos a cargo de la contratación y el desarrollo de los trabajadores. Y por supuesto, para aquellos que trabajan en estos mundos.

Los cuatro mundos del trabajo en 2030

  • El mundo rojo de trabajo en 2030. La innovación gobierna: organizaciones e individuos compiten para dar a los consumidores lo que quieren. La innovación supera a la regulación. Las plataformas digitales otorgan un alcance y una influencia desmesurados a quienes tienen una idea ganadora. Especialistas y fabricantes de ganancias de nicho florecen
  • El mundo verde de trabajo en 2030. Empresas responsables: la responsabilidad social y la confianza dominan la agenda corporativa. Con inquietudes sobre los cambios demográficos, la sostenibilidad climática se convierte en el motor clave del negocio.
  • el mundo azúl de trabajo en 2030. La corporación es el rey: el capitalismo de las grandes empresas gobierna a medida que las organizaciones continúan creciendo y las preferencias individuales prevalecen sobre las creencias sobre la responsabilidad social.
  • El mundo amarillo de trabajo en 2030. Los humanos están al tope: las empresas con prioridad social y comunitaria prosperan. Capitales tipo crowfunded fluyen hacia marcas éticas e intachables. Hay una búsqueda de significado y relevancia con el corazón social. Los artesanos, los fabricantes y los “nuevos gremios de trabajadores” prosperan. La humanidad es muy valorada.

Somos conscientes de que algunos de estos desarrollos pueden parecer poco probables o incluso caprichosos. Pero hay muchas cosas que no sabemos sobre el futuro. Y ahora mismo, esa incertidumbre está generando muchas preguntas y ansiedad.

Imaginar estos cuatro mundos ofrece una forma de dejar de preguntarse y especular para comenzar a planificar. En cada mundo, debes trabajar hacia atrás pensando en lo que tus trabajadores y la función de recursos humanos necesitarán.

¿Cómo pueden las características de cada mundo unirse para crear un escenario que sea exclusivamente para ti? En cada escenario, ¿cómo cambiarán sus necesidades de talento? ¿Cómo puedes atraer, mantener y motivar a las personas que necesitas? ¿Cómo deberá evolucionar tu organización para seguir siendo competitiva?

Las respuestas pueden no parecer obvias hoy. Es posible que no sepamos todas las respuestas. Pero imaginando diferentes escenarios y tomando medidas para planificar ahora, podemos enfrentar el futuro del trabajo con una mayor sensación de confianza.

 

Para conocer más detalles del mundo azul y el mundo rojo, click aquí.

Para conocer más detalles del mundo amarillo y el mundo verde, click aquí.

1 Trackbacks y Pingbacks

  1. Escenarios de trabajo en 2030. Mundo Rojo y Mundo Azul

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*