Todo lo que necesitas saber Antes de entrar a la Piscina (Parte 2)



La natación es una de las actividades recreativa más populares tanto para niños como adolescentes y adultos. Darse un chapuzón en el agua trae muchos beneficios, incluyendo ejercicio, relajación y, por supuesto, una forma divertida de refrescarse.

Pero no viene sin riesgo: muchas piscinas revelan violaciónes graves que amenazan la salud y la seguridad pública.

La buena noticia es que éstos accidentes son muy prevenibles, que es tan tan importante.

Todo lo que necesitas saber Antes de entrar a la Piscina (Parte 2)

 

#3 ¿Es tan malo que orinar en la piscina?

Sí. Aguantarse hasta que encuentres un inodoro parece algo como una cortesía bastante básica. Pero las encuestas muestran consistentemente que más de nosotros estamos aliviandonos a nosotros mismos en la piscina.

El problema con orinar en la piscina es que el nitrógeno en la orina se combina con el cloro para formar una desinfección química diferente, cloramina.

Esto hace dos cosas:

  • En primer lugar, congestiona al cloro, que deja de hacer su trabajo de matar a los patógenos comunes como E. coli, salmonela y otros.

 

  • En segundo lugar, es un irritante importante (si has experimentado irritación respiratoria, tos o enrojecimiento de los ojos y te pican, podría haber sido causado por las cloraminas). Sudor y productos de cuidado personal también contienen nitrógeno, y ese es el porqué nos damos una ducha antes de entrar en la piscina, lo que es una buena manera de prevenir la creación de cloraminas.

¿Cómo puede saber si la orina está presente?

No necesita un equipo forense especial. Si la piscina tiene un fuerte olor a químicos, eso es cloramina, no cloro. Una piscina saludable no huele.

Pero ya que estamos en el tema de la conducta de baño, 1 de cada 5 adultos admite haber nadado mientras sufren de diarrea. Eso es problemático debido a una bacteria común que causa la diarrea: chryptospiridium. Ésta bacteria es muy tolerante al cloro, sobreviviendo hasta 10 días en una piscina bien clorada. La bacteria puede incluso permanecer en el sistema durante un máximo de 2 semanas y ya que la persona promedio tiene generalmente una pequeña cantidad de heces en su parte inferior, es increíblemente importante ducharse antes de entrar en la piscina para evitar el consumo accidental de agua de la piscina.

 

#4 ¿Por qué mis ojos se irritan?

Si estás en un grupo, puedes estar teniendo un ataque de “conjuntivitis química”, que es un tipo de irritación causada por los productos químicos utilizados en muchas piscinas para mantener las cosas desinfectadas. Puedes estar agradecido por la dosis de cloro en el estanque local, pero también puede dar lugar a una irritación si se administra en exeso.

Por otro lado, en virtud de la cloración puede conducir a la irritación de los ojos y la infección, también, gracias a las bacterias amantes del agua. Asegúrate de que el agua está en un nivel óptimo de pH, lo que ayuda a que el trabajo del cloro para desinfectar adecuadamente el agua se dé a cabo, para que tus ojos, y el resto de tu cuerpo y nadadores estén saludables.

 

#5 ¿Puedo insolarme si estoy bajo el agua?

Es absolutamente posible. Los rayos del sol penetran en la superficie del agua, así que es muy importante usar un bloqueador solar de larga duración y resistente al agua.

En cuanto a la exposición al sol, la verdadera preocupación es la superficie reflectante del agua, lo que amplifica los rayos del sol en un 50% y puede causar una quemadura solar para los nadadores y navegantes por igual. Por esa razón, es importante estar especialmente atentos a la aplicación de protector solar y gafas de sol.

 

#6 ¿Qué más debo tener en cuenta?

Muchos de estos riesgos pueden dejarte reticentes a nadar. Pero hay maneras de reducir al mínimo los peligros de la piscina (en especial las públicas) de acuerdo con la hora del día en la que nades:

1 Mira el agua antes de sambullirte. El agua de la piscina debe ser clara, no turbia o espumosa, que son signos de bacterias potencialmente insalubres.

2 Manténte lo más limpio e higienizado posible. Debes bañarte y lavarte las manos antes y después de ir a la piscina. Esto evita contaminar el agua y recibir enfermedades no deseadas. Mantén la boca cerrada, para que no tragues agua por accidente.

3 Verifica los niveles de cloro. Sigue las pautas de cloración para asegurarse de que el nivel de pH es adecuado. El nivel de pH debe ser probado una vez al día en tu propia piscina y al menos una vez cada 3 horas en las piscinas públicas.

Acerca de Natán Gasparotti 377 Articles
Ha estudiado Licenciado en Ciencias de la Comunicación en la UCSF. Fotógrafo, escritor y corrector; cuyos gustos diversos, curiosidad y sed de conocimiento lo han llevado a desempeñarse como escritor para redes de blog sobre temas de interés.
Contacto: Sitio web

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*