Sombrero “anti copiones” en una Universidad Tailandesa

Una universidad en Tailandia ofreció una nueva manera de evitar que los estudiantes furtivamente copien en los exámenes de sus compañeros de clase: sombreros “anti compiones”.

Siempre he sido una persona que no ha visto bien a aquellos que solían copiar a otros en los exámenes. Ciertamente, ha sido algo imperdonable en la facultad, siendo el entorno académico lo contrario a copiarse de otra persona en medio de un exámen. Pero ninguno de esos sentimientos podría avalar un comportamiento tan denigrante como el que adoptó una universidad tailandesa que implementó unos “sombreros” “especiales” que, cuan anteojera para caballo, obstruyen el campo de visión del alumno hacia los lados, haciendo que no pueda ver a sus compañeros del al lado y, por ende, no copie su trabajo durante un exámen.

Son no sólo son ridículos, pero también son muy deprimentes. Los estudiantes de la escuela de agricultura de la Universidad de Kasetsart fueron fotografiados llevando los sombreros, y la foto fue subida a la página de Facebook de la universidad. Los estudiantes en esta clase de textiles de la universidad en Bangkok tuvieron sus 15 minutos de fama gracias a este “arnés”, que consisten en una cinta para la cabeza con dos páginas en blanco de tamaño carta cubriendo a ambos lados de la cabeza.

Según el Bangkok Post, la Universidad Kasetsart celebró una conferencia de prensa para explicar qué demonios estaba pasando y le explicó que era en realidad los estudiantes fueron los que se pusieron los sombreros. Aparentemente, ningún estudiante fue “obligado”, sino que los 90 alumnos se colocaron el sombrero de manera voluntaria. “A ningún estudiante se vio obligado a usar un sombrero. En su lugar, todos estaban contentos de hacerlo y pensé que era divertido. Se sintieron más relajados durante la prueba”, aseguró Nattadon Rungruangkitkrai, profesor en el departamento de agricultura de la escuela. Bueno, ¡eso sí que es llegar muy lejos con la paranoia de “me van a copiar”.

Esa fue la primera vez que se usaron los sombreros. Después de la reacción en los medios sociales, el Bangkok Post informó que había sido la última.

Un estudiante fue citado diciendo que ella pensó que los sombreros son un medio eficaz de disuasión: “Es bastante normal que la gente trate de hacer trampa en un examen, por lo que el sombrero ayuda a evitar distracciones mientras se hace la prueba.”, comentó Rawiporn Buasaeng. “Me siento muy mal y enojada de que esto se ha sido interpretado como malo por la mirada de los extrangeros.” Pues, estimada Buasaeng, yo no tengo la menor idea de cómo es la experiencia de un estudiante en Tailandia. Lo que sí sé es que cualquier artefacto externo, en cualquier contexto, que sea utilizado para disminuir en cualquier grado la capacidad de cualquiera de nuestros 5 sentidos, es ir demasiado lejos y (literalmente) restringe nuestra libertad.

A modo de reflexión, siempre existirán nuevos “métodos” o iniciativas en torno al mundo de la educación. Lo importante tomar una postura crítica y saber reconocer cuándo se está llendo demasiado lejos y cuándo los cambios son pertinentes y ayudan a mejorar la experiencia del educando. Éste, sin duda, no es uno de ellos.

Acerca de Natán Gasparotti 377 Articles
Ha estudiado Licenciado en Ciencias de la Comunicación en la UCSF. Fotógrafo, escritor y corrector; cuyos gustos diversos, curiosidad y sed de conocimiento lo han llevado a desempeñarse como escritor para redes de blog sobre temas de interés.
Contacto: Sitio web

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*