Silla para niños de última generación

Silla para niños de última generación

Silla para niños de última generación

Silla para niños de última generación. Tecnología para la familia.

 

En la actualidad, los sistemas de retención infantil no sólo son altamente recomendables para cualquier padre o madre que quiere trasladar a su bebé en auto, sino que en algunos lugares son obligatorios. Con este nombre, se conoce a los distintos tipo de asientos y butacas que van cambiando a medida que el niño crece, y tienen por finalidad aumentar la seguridad del infante en el auto en caso de colisión frontal y lateral. La innovación en este tipo de sillas es la automatización en los ajustes que deben hacerse para adaptarla de forma óptima al peso y talla del niño, factor fundamental a la hora de que el sistema realmente funcione en caso de chocar, y logre realmente evitar que el niño salga despedido, o que sufra el impacto en su cuello o columna, manteniéndolo aferrado al asiento.

Cuando uno adquiere un sistema de retención infantil de calidad, lo que está pagando es el diseño de una silla de coche para niños que ha sido diseñada pensando diferentes posibilidades de impacto frontal y lateral, logrando desde los primeros días de vida que el niño no salga despedido, al tiempo que preserva su cabeza y columna vertebral de daños. Para ello, además, una buena silla de niños habrá sido testeada en pruebas de choque reales con los famosos crash test dummies (los maniquíes para pruebas de impacto que imitan el peso y talla humanos). Incluso, algunos clubes de automóviles europeos realizan un ranking anual de las evaluaciones realizadas en diferentes modelos y marcas, para que los padres tengan más elementos para elegir la silla de sus hijos, de acuerdo a la edad. Lo ideal es que utilicen distintos sistemas hasta alcanzar un peso y talla que haga que puedan utilizar el cinturón de seguridad normal del coche –algo así como hasta los 10 años –.

Volviendo al moderno dispositivo que presentamos en esta nota, se trata de un modelo de la firma 4moms, que tiene la tecnología más moderna. En efecto, tiene un sistema de  autonivelación y autotensado de su propia fijación, al tiempo que realiza su propio chequeo para confirmar su correcta instalación, lo cual garantiza a los padres que su bebé viaja en el coche en condiciones óptimas para resistir cualquier impacto que puedan tener. Durante el trayecto, la silla permanentemente se autoajusta, con lo cual el niño viaja debidamente sujeto todo el tiempo. Con las sillas habituales, esto no sucede en el 70 a 80% de los casos.

Además, la tecnológica sillita se conecta al teléfono móvil mediante una app, haciendo no sólo más fácil la vida de los papás – quienes saben que ajustar debidamente a un niño en su silla no es tarea sencilla, como tampoco lo es ajustar y desajustar el arnés de cinco puntos cada vez que el pequeño se sube y se baja –. Más importante aún, garantiza la máxima seguridad, teniendo en cuenta que una sillita mal colocada puede ser muy poco segura y no cumplir su función de retención.

Esta silla de coche para niños tiene en su base una serie de sensores para ajustar la inclinación de ésta, la tensión de la sujeción y el correcto anclaje de la sillita a la propia base.

El sistema de nivelación funciona aunque el coche no esté en una superficie plana, puede también sugerir diferentes ajustes en función del modelo de vehículo y es capaz de realizar los ajustes también en relación al peso y talla del niño usuario, alertando a los padres cuando se acerque el límite de tamaño para el que la silla ha sido diseñada. Se trata de una silla del grupo conocido como 0+: para niños de dos a 13 kilos de peso y de hasta 80 centímetros de altura.

A pesar de parecer una silla futurista, se comenzará a vender en Estados Unidos a mitad de año, aunque para hacerse de una, habrá que pagar unos 500 dólares.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*