Se inaugura el polémico “walkie talkie”

Construido para ser el “edificio con el más alto”, este fue bautizado por la prensa como el “walkie talkie”, luego como el “Walkie Scorchie” y el “Fryscraper” después que sus fachadas convexas concentrarán la luz solar para fundir autos y alfombras.

Sin embargo, ya ha sido completado y está disponible en su totalidad. Con la apertura de su “jardín del cielo” al público el 5 de enero, es el momento de evaluar el impacto que este singular edificio ha tenido sobre la ciudad.
La torre de 37 plantas, 150 metros de altura, y 200 millones de libras se ha incluido entre las vistas sacrosantas de la ciudad. Se asoma por detrás de la Tower Bridge y sobre la Torre de Londres de una manera que hace que se las personas se pregunten si los planificadores nunca consideraron estos ángulos, como si fueran hechos por accidente. Sin embargo, existe una enorme y costosa investigación pública sobre esto.

Incluso, el arquitecto del edificio, el efusivo Rafael Viñoly de origen uruguayo, y con residencia en Nueva York, confiesa: “Estoy totalmente asombrado de que haya sido construido – y que nos las arreglamos para defender su diseño. Es increíble que esté aquí”.

Él está en lo cierto. Es asombroso. Sin embargo, estamos parados en el piso número 35 del edificio, espacio que al parecer fue el que convenció a los planificadores de darle el visto bueno a la torre.

 estamos parados en el piso número 35 del edificio
estamos parados en el piso número 35 del edificio

Se trata de un enorme invernadero abovedado en el cielo, con el cual estamos casi seguros tiene las mejores vistas de la ciudad. Y es un espacio público. “Tenemos que superar este prejuicio”, dice el Sr. Viñoly. “El regreso de este espacio para el público significa algo realmente – pero solo esto podría suceder porque [el edificio] ha sido un asombroso éxito financiero”.

Había sido uno de los éxitos comerciales de alto perfil de la ciudad por sus desarrolladores, Land Securities y el Canary Wharf Group, mucho antes de que fuera completado.

“Si usted no puede hacer dinero para su cliente,” el Sr. Viñoly continúa, “no debe ser arquitecto. Por otra parte, también tiene la responsabilidad de devolverle algo al público”.

El acceso público al jardín de la azotea está redactado en la Sección 106 del contrato, una obligación de planificación que los propietarios del edificio deben cumplir.

Sin embargo, su uso requiere de reservaciones y, por su impresionante vista, y teniendo en cuenta la escasez de espacio público en la ciudad, sin duda será muy concurrido la gran parte del tiempo. Tiene restaurantes y banquetas públicas, y, al parecer, será posible subir y comernos nuestra propia comida.

sin duda será muy concurrido
sin duda será muy concurrido

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*