Restaurante diseñado por el chef y el arquitecto



La conversación entre WEIJENBERG y el chef Andre para diseñar un nuevo restaurante comenzó a finales de 2013 después de que los diseños arquitectónicos de WEIJENBERG para The Study de Jason Atherton y The Library en Singapur llamaran la atención de Andre.

Rápidamente se hizo evidente que la imaginación gastronómica vívida de Andre combinada con la visión artística de WEIJENBERG fijaría a ambos en una trayectoria para crear un restaurante que reflejara la naturaleza visceral y primitiva de su homónimo ‘RAW’.

 

Restaurante diseñado por el chef y el arquitecto

La colaboración juntó a dos mentes con una ambición mutua para crear algo extraordinario. La visión artística de André sobre la comida permitió a WEIJENBERG a discutir el diseño en un nivel mucho más profundo, y mientras Andre tenía ideas específicas sobre el diseño de interiores, también proporcionó la libertad creativa para actualizar una nueva entidad de restaurante que se está convirtiendo en un sello distintivo de Taipei – el de la gastronomía fusionada con el diseño, donde la comida se une al arte.

No hubo una única inspiración para RAW, fue un verdadero caso de dos creativos reunidos en igualdad de condiciones, desafiándose el uno al otro y evolucionando una idea. En el camino hubo muchas oportunidades para simplificar el diseño, hacerlo más pequeño o incluso sacar grandes secciones. Pero perseveramos con el coraje de la convicción de que estábamos creando algo verdaderamente único y nos las arreglamos para dirigir el proyecto tal y como habíamos previsto.

La tensión artística entre el contratista y el cliente llevó al resultado que se puede ver en el restaurante ahora. La comida de André se presenta siempre con un arte que proporciona una musa para WEIJENBERG, para seleccionar colores y tonos de modo de mantener el comedor principal al mínimo. La estética deseada era crear una gran proximidad entre el cliente y la comida – mesa y sillas con una iluminación que casi brillaría sólo en los platos.

La experiencia de la comida de Andre pretende ser íntima. Esta intimidad nos permitió utilizar la madera como nuestro medio principal en el restaurante, en su estado puro para encapsular a los clientes dentro de una escultura de madera de una manera suave, comenta el arquitecto.

En una entrevista se le pregunta al arquitecto por la protagónica escultura de madera que contiene el proyecto:
¿Cuáles son las especificaciones de la escultura central de madera? ¿Qué  es lo que lo sostiene?

La escultura de madera es de aproximadamente 65 metros de largo y se estructura con puntos de anclaje dobles en cada nodo reforzado con acero en el interior, así como refuerzos diagonales para evitar la oscilación lateral en el caso de un terremoto (que son frecuentes en Taipei). Las escultura de madera central expone tanto artesanía y tecnología – ¿cuál es la relación entre los dos y cómo ilustra esto la escultura central de madera?

La gran escultura de madera fue diseñada con varios programas de software, Rhinoceros 3D y Grasshopper para crear un patrón de corte por máquina. FEM (método de elementos finitos) se utilizó para calcular la carga en la escultura de techo en el caso de terremotos. La madera en sí fue posteriormente trabajada a mano por carpinteros que montaron la escultura pieza por pieza.

Esto es visible, ya que cada sección de la escultura tiene varias articulaciones; grandes piezas han sido montadas en bloques donde a veces se puede ver todavía una junta. Las líneas de textura en la escultura se dejaron a propósito y se planificaron digitalmente antes de cortarse para que se alinearan en la dirección correcta y siempre coincidieran.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*