¿Por qué se produce la resaca?



Tras una noche de juerga y alguna copa de más, al día siguiente llega la hora de pagar el precio: la resaca, el resultado de la intoxicación etílica que se manifiesta con severas jaquecas y un malestar general, con un estado nauseoso y sensación de debilidad. Pero, ¿por qué se producen estos trastornos luego de beber alcohol? Son múltiples causas.

Al beber una cantidad considerable de alcohol se genera el estado de embriaguez, que se caracteriza por la desinhibición social, la descoordinación muscular, la pérdida del sentido del equilibrio y la disminución de las capacidades cognitivas, entre otros efectos.

Pero además el alcohol es un diurético potente, que estimula la producción de orina y deshidrata el organismo. Además, por esta misma causa se desequilibran los electrolitos, se irrita el estómago y los intestinos de diversas maneras, dilata los vasos sanguíneos y disminuye la concentración de azúcar en la sangre. Todos esos efectos se manifiesta con un fuerte dolor de cabeza.

Pero además el alcohol es registrado por el organismo como una sustancia tóxica, de allí que se active el mecanismo de desintoxicación que son las náuseas y los vómitos. Además, se segregan unas enzimas que metabolizan y desechan esas toxinas, pero si la cantidad de alcohol es considerable, el organismo no es capaz de deshacerse de ellas tan rápido, es allí cuando aparece el conjunto de síntomas de la resaca: dolor de cabeza, fatiga, mareos, dolor muscular, náuseas, acidez estomacal y malestar general.

Cuanto mayor sea la cantidad de alcohol ingerida, cuanto menor sea la calidad de las bebidas que se tomaron, y cuanto más se haya mezclado distintos tipos de bebidas, la intoxicación será peor, como también los síntomas.

El dolor de cabeza se produce más que nada por los productos tóxicos de degradación del alcohol, mientras que las molestias en el estómago son producto de la irritación de la mucosa que causa el etanol y por otros subproductos de la fermentación del alcohol con actividad biológica, llamados congéneres. A la vez, la sequedad de boca y la sed intensa se debe a que el alcohol disminuye la vitamina B1 del organismo y al efecto diurético.

Algunas formas naturales de ayudar al organismo a re-equilibrarse, incluyen beber abundante agua fresca. Esto hará que el cuerpo se libere más rápido de las toxinas, y reestablecerá la hidratación en el cuerpo.

La banana tiene alto contenido de potasio, uno de los minerales que se pierden al beber alcohol. Si el estómago lo resiste, es buena idea comer una banana antes de ir a dormir, o al otro día. En cualquier caso, no conviene permanecer en ayunas tras una noche de mucha bebida, pues eso sólo acrecienta la sensación de malestar en el estómago.

La miel tiene mucha fructosa que ayuda a metabolizar el alcohol, y también bastante potasio, así que es buena idea acompañar la banana con unas cucharadas de miel.

Cuando se bebe alcohol en exceso, las personas huelen muy mal. Eso se debe a que la piel es otra de las vías por las cuales se excretan toxinas. Para no sufrir este efecto, se puede tomar un baño de inmersión, agregando al agua tibia un poco de wasabi, el rábano picante japonés que se usa para acompañar sushi.

Agua, un poco de miel y frutas frescas son una buena receta post resaca, que ayuda a sentirse mejor en poco tiempo.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*