Razones por las que algunos padres deciden no vacunar a sus hijos: La Controversia del Autismo

Cada vez son más los padres de todo el mundo están optando por optar por la vacunación de ellos y sus hijos. Como resultado de esta tendencia que ha ido ganando cada vez más impulso, una dura respuesta ha venido de parte de los padres que sí vacunan a sus hijos.

Hace poco, los EEUU comenzaron su año con una dura epidemia de varisela, que se presume se habría expandido a partir de una comunidad californiana de familias que no vacunaban a sus hijos por diversas razones. Muchos no las comprenderán o les parecerá algo “irresponsable”, pero aquí les damos a conocer los fundamentos con los que ellos definen su argumento para no vacunar a sus hijos.

No se trata de apuntar con el dedo acusador a uno u otros, sino que se trata de hacer preguntas y comunicar a la gente para que pueda tomar mejores decisiones para ellos y sus hijos. Los padres aman a sus hijos y de seguro que sea la decisión que tomen, será producto del amor y el deseo de un buen futuro para ellos.

 

No todas son malas

Hay varias vacunas en las que pueden estar seguros, mientras que otras pueden no serlo. También hay críticas de todos los estudios mencionados en la lista. Dicho esto, todos los estudios en este artículo, con la excepción de uno o dos, han sido publicados en revistas científicas creíbles revisadas por pares. Eso no debería tomar distancia de la importante labor de muchos científicos independientes de todo el mundo. Este artículo presenta algunas de las muchas razones de por qué los padres están optando por no vacuna a sus hijos.

 

La Controversia: Vacunas y Autismo

Existe la idea de que las vacunas, de alguna manera, están relacionadas con el autismo, algo que puede ser recibido con duras reacciones. Algunas personas ni siquiera consideran la idea. La verdad es que hay un montón de estudios que hacen hincapié en la idea de que podría haber un vínculo, y que no es un enlace. Al mismo tiempo, hay un montón de estudios que subrayan que no existe vínculo, y que las vacunas no están de ninguna manera relacionadas con el autismo. Por supuesto que nos referimos a publicaciones revisadas por expertos o importantes investigaciones independientes que no están patrocinadas por los propios fabricantes de vacunas y farmacéuticos.

Los estudios que demuestran que las vacunas no están vinculadas con el autismo determinaron que:

  • no hubo relación entre la vacuna y el autismo
  • no hubo relación entre la vacunación y TEA (trastorno del espectro autista)
  • no hubo relación entre la vacuna triple viral y el autismo / ASD
  • no hubo relación entre el autismo / ASD y timerosal
  • no hubo relación entre Austismo / ASD y el mercurio (Hg)

Éstos estudios llegaron a la conclusión de que las vacunas no están asociadas con el desarrollo del trastorno autista o autismo espectro.

En el año 2013, el Diario de Pediatría Inglesa publicó un estudio titulado “El aumento de la exposición a los anticuerpos estimulantes de proteínas y polisacáridos (antígenos) en las vacunas no se encuentra asociada con el riesgo de autismo”. El estudio encontró que las vacunas, durante los primeros dos años de la vida no están relacionados con el riesgo de desarrollar un diagnóstico de TEA.

Otro estudio publicado en la Revista de Pediatría Inglesa titulado “la exposición al timerosal en los lactantes y los trastornos del desarrollo: un estudio cohorte y retrospectivo en el Reino Unido no apoya una asociación causal” que concluyó que con la posible excepción de los tics, no hubo evidencia de que la exposición al timerosal a través de las vacunas están implicadas en cualquier trastorno del neurodesarrollo.

La lista sigue y sigue, estudio tras estudio en revistas científicas revisadas por expertos afirman no hay relación entre las vacunas, sus ingredientes, y el autismo.

Es por esto que muchas personas rechazan la idea de que las vacunas podrían estar relacionadas con el autismo. Pero ese rechazo está, por lo general, fuera de la ignorancia, y los culpables son los padres, gente como tú y yo, profesionales médicos y más. Es tendencia creer lo que nos dicen (por lo general a través del marketing) sin tener que hacer la investigación por nosotros mismos.

 

Estudios que demuestran que las vacunas sí podrían estar relacionadas con el Autismo

Ahora tratemos de empezar con algunos estudios recientes. Si las vacunas no están vinculadas con el autismo, ¿por qué los científicos e investigadores enfatizan que podían estarlo, y que se puede demuestrar que hay un posible vínculo? Estos estudios contradicen a los anteriores, pero son llevados a cabo por personas de la misma cualificación y publicados en revistas científicas revisadas por pares.

Un estudio publicado en la Revista de Toxicología por científicos de la Universidad de Colombia Británica y el MIT describe cómo el aluminio hasta la década de 1820 (cuando la extracción industrial de AI hizo posible para ponerla en nuestra comida, fabricación, medicamentos, y más) estaba casi completamente ausente de la biosfera. El documento describe cómo el aluminio es perjudicial para el sistema nervioso central “actuando en un número de maneras perjudiciales y a través de múltiples niveles para inducir la entropía biosemiótica.”

La entropía biosemiótica es básicamente la corrupción de los mensajes biológicos de la genética, la epigenética, proteínas, células, tejidos y órganos. El documento señala cómo los problemas del SNC se correlacionan con enfermedades como el trastorno del espectro autista, y construye un fuerte argumento acerca de que los adyuvantes de aluminio en forma de vacunas pediátricas podrían estar contribuyendo al aumento de las tasas de trastornos del espectro autista.

A su vez, un artículo publicado en la revista arbitrada Internacional de Investigación del Medio Ambiente y Salud Pública titulado “Exposición timerosal y el papel de la sulfatación química y Tiol disponible en el autismo”, concluyó que “la tasa de niños diagnosticados con TEA en los EEUU ahora es superior a 1 de cada 50 niños y la tasa de niños con desarrollo neurológico o trastornos de conducta en los EEUU supera los 1 de cada 6 niños, y la evidencia anterior demuestra que existe la vulnerabilidad que no se conocería sin extensas pruebas, la preponderancia de la evidencia indica que debe ser removido de todas las vacunas”.

Un artículo publicado en el Diario Entropía identifica “varios signos y síntomas que son significativamente más frecuente en los informes de vacunas después de 2000, incluso celulitis, convulsiones, depresión, fatiga, dolor y muerte, que también se asociaron significativamente con vacunas que contienen aluminio. Proponemos que los niños con diagnóstico de autismo son especialmente vulnerables a los metales tóxicos tales como el aluminio y mercurio debido a la insuficiencia de sulfato de suero y el glutatión. Una fuerte correlación entre el autismo y la triple viral (sarampión, paperas, rubéola) se observa también, lo que puede explicarse en parte a través de un aumento de la sensibilidad al paracetamol administrada para controlar la fiebre.”

El tema es digno de ahondar y continuar investigando por tu cuenta en la pila de casos y casos anunciados en montones de estudios. Por lo tanto, esta es una de las razones por qué los padres están optando por no vacunar a sus hijos. Decir que no hay absolutamente ninguna posibilidad de que una vacuna pueda ser un factor que contribuya a la causa del autismo es completamente falsa y peligrosa. Para tener en cuenta.

Acerca de Natán Gasparotti 377 Articles
Ha estudiado Licenciado en Ciencias de la Comunicación en la UCSF. Fotógrafo, escritor y corrector; cuyos gustos diversos, curiosidad y sed de conocimiento lo han llevado a desempeñarse como escritor para redes de blog sobre temas de interés.
Contacto: Sitio web

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*