Museo de Arte Milwaukee, una obra maestra

El Museo de Arte de Milwaukee, ubicado junto al lago Michigan, ocupaba inicialmente las dos plantas inferiores de un edificio diseñado en 1957 por Eero Saarinen, como monumento de guerra y fue ampliado en 1975 por David Kahler.

 

Museo de Arte Milwaukee, una obra maestra

El conjunto Saarinen-Kaher, una estructura de cemento de geometría rectangular conectada a la ciudad mediante un puente de cemento, era notable por su carácter sólido pero carecía de identidad arquitectónica y funcionalidad. Todo ello unido a la creciente importancia que iba adquiriendo el Museo hizo necesario replantear una nueva ampliación cuyo diseño y ejecución se encargó a Calatrava.

La actividad de ver las obras de arte del Museo de Arte de Milwaukee comienza mucho antes de cruzar sus puertas. A medida que se acerque por un puente peatonal, verá la recepción con paredes de vidrio y una altura de 27 metros, coronada por un impresionante cono blanco compuesto por 72 aletas de acero que se despliegan formando alas con una extensión de más de 61 metros de extremo a extremo. Ubicada en la costa del lago Michigan, en el centro de Milwaukee, la gigantesca escultura móvil parece una gaviota a punto de levantar vuelo.

El diseño está rematado por una espectacular estructura cinética realizada en cristal y acero que se abre y cierra como las alas de un gran pájaro y cuyo eje es un mástil inclinado 47 grados, paralelo al mástil del puente peatonal adyacente. A nivel de la orilla la ampliación alberga un atrio; un espacio de 1.500 metros cuadrados destinado a exhibiciones temporales; un centro educativo con un auditorio con capacidad para 300 personas; una tienda de regalos; y un restaurante para cien comensales, situado en el centro del edificio, con vistas panorámicas sobre el lago Michigan.

Sin embargo el museo no estuvo exento de polémicas, el alboroto que se produjo en torno a la incorporación generó una atención renovada en el museo y sus diversas colecciones, que incluyen de todo: desde un tapiz de Bruselas del siglo XVI hasta obras de arte contemporáneo y moderno realizadas por Warhol, Miró, Kandinsky y Picasso, entre otros. Entre las colecciones permanentes más destacadas se encuentran las principales colecciones del mundo de arte haitiano del siglo XX y 22 obras realizadas por Georgia O’Keeffe, oriunda de Wisconsin, colocadas en la galería dedicada a O’Keeffe, en las afueras de Santa Fe, Nuevo México.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*