Mantener el romanticismo en la pareja: más allá de San Valentín

El mes de febrero trae su Día de los Enamorados, una fecha en las que las parejas celebran su amor y se derrocha romanticismo. Sin embargo, la realidad de muchísimas parejas es que ese día apenas si hacen una reserva en algún restaurante elegante. A lo sumo y con suerte, pasan un día de spa juntos.

Pero los restantes 354 días del año, el romanticismo está muy lejos de ellos. Las razones abundan: costumbre, rutina, estrés, los hijos, la falta de tiempo, el cansancio, la estrechez económica, desacuerdos, entre muchas otras. Por eso, este post se dirige al día siguiente – y a los restantes días –: cómo mantener el romanticismo en la pareja, más allá de San Valentín.

En efecto, mantener “encendida la llama de la pasión”, el enamoramiento, el romance a lo largo del tiempo, se torna cada vez más un ejercicio y cada vez menos algo espontáneo. Los detalles propios del cortejo, la primera etapa de la relación, se van perdiendo. Dar por sentado que la otra persona permanecerá a nuestro lado, esa falsa seguridad, hace que se tienda a no prestar atención a este tipo de cosas. Pero es un craso error, que eventualmente contribuye o guía a la pareja a una crisis.

Por eso, lo que hay que poner es voluntad, comprendiendo que el bienestar de la pareja e incluso de la familia si se tienen hijos, depende de que le dediquemos algo de tiempo, un esfuerzo que bien vale la pena.

Si no nos sale espontáneamente, lo planificamos: es el primer consejo. Hacerse tiempo, agendar una cita periódica con la pareja. Cada cierto tiempo – por ejemplo, una vez por mes – dejaremos a los niños al cuidado de alguien y cancelaremos indefectiblemente cualquier otro compromiso, sólo para estar con la pareja.

Un plan tradicional, y no por ello menos efectivo, es invitar a la pareja a una cita romántica en un buen restaurante. Escápenle al sitio de moda, elijan un espacio tranquilo, silencioso, poco concurrido o con un espacio donde puedan tener cierta privacidad para conversar y distenderse mientras los atienden y comen bien. Otro clásico es pasar una noche en un hotel de categoría, donde puedan alojarse en una confortable habitación, y disfrutar del servicio a la habitación además del desayuno de la mañana siguiente. Pasar una noche en un ámbito diferente al hogareño, es una excelente forma de ayudar al reencuentro de la pareja.

Si se sienten demasiado cansados por el ajetreo cotidiano, un día de spa es una buena idea. Pueden tomar juntos diversos tratamientos como masajes, sauna, baños con hidromasajes, ducha escocesa y otros que resultan muy reparadores, además de ser muy estimulante para la pareja hacerlo de a dos.

La nostalgia es una herramienta excelente para reavivar el amor. Visitar sitios relevantes para la historia en común como el lugar donde se conocieron, o adonde solían ir, ayuda mucho a recordar por qué se eligieron y están juntos. Es muy emocionante y sentimental.

Otra idea romántica es quedarse en casa, es ideal para parejas sin hijos, o bien si ya pueden quedarse a dormir con sus abuelos o en lo de un amigo. La idea es preparar una cena romántica, ideal si a alguno de los dos le encanta cocinar. Es necesario preparar una buena mesa con flores o velas, y vestirse elegantemente, pues no se trata de que sea una cena más. La idea es aprovechar la comodidad del hogar, pero para tener una noche especial con la pareja.

Es una buenísima idea para fechas como San Valentín, pues así pueden escaparse de los restaurantes abarrotados.

Si les gusta bailar, háganlo. Ir a clubes de salsa, a un concierto de una banda que les guste o a una discoteca puede ser una experiencia divertida que los ayude a pasarla bien juntos. Si se atreven a ir un paso más allá, tomen clases de baile juntos, de la variedad que les agrade, tener una actividad juntos los hará sentirse más unidos.

Compartir actividades juntos ayuda a fortalecer la pareja. Tomar clases o algún taller de algún hobbie que tengan en común, o practicar algún deporte, o anotarse en una clase del gimnasio de a dos, hará que tengan algo sólo de ustedes, que comparten y disfrutan.

Si los hijos son más grandecitos o si se trata de una pareja sola, una escapada de fin de semana cada tanto es sumamente recomendable. Los sitios de cupones de descuento están llenos de opciones de viajes cortos, a la playa o las montañas, para pasar dos o tres días fuera de la ciudad. Se trata de una de las experiencias más gratificantes que pueden tener, ¡volverán renovados!

Así, es cuestión de poner manos a la obra e invertir algo de esfuerzo, seguramente la relación de pareja se consolidará y será mucho más grata para ambos. En cualquier caso, la premisa es dejar de lado preocupaciones, no chequear el teléfono y dedicarse por completo al ser amado.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*