Inventan etiqueta inteligente para caducidad de alimentos

El invento es responsabilidad de Solveiga Pakštaité, una ingeniera en diseño de 22 años que ganó la etapa nacional del premio James Dyson en Inglaterra para un diseño minúsculo todavía notable que sólo alguna vez estaba destinado a ser su gran proyecto final en la universidad.

El producto ha sido bautizado como Bump Mark (Marca Abultada, en una traducción un tanto “literal”). Se trata de una etiqueta inteligente y súper simple que se basa en un relleno de gel que se utiliza para determinar la caducidad para el envasado de alimentos, diseñado principalmente para personas con discapacidad visual, que ya pueden sentir con el tacto cuando su comida se ha disparado, pero con la ventaja añadida de ser universal, significativamente más preciso que las fechas impresas en nuestros envases de alimentos.

De diseño pequeño y triangular, el producto bio-reactivo Bump Mark está diseñado para ser pegado en el embalaje en el momento en que la comida es envasada. Si la etiqueta se siente suave, tu comida esta fresca; pero si se siente “abultada”, con pequeños “badénes”, entonces es hora de ir al basurero.

Bump Mark está formado por cuatro capas:

Una hoja de plástico llena de baches y cubierta por una capa de gel intercalado entre dos capas de sellado de película de plástico.

Bump Mark Capas
Bump Mark Capas

El gel, siendo una sustancia natural, reacciona a factores tales como la temperatura, el oxígeno y la luz solar, de la misma manera que el alimento, y si está conectada al alimento fresco como una etiqueta de sellado, imita el proceso que la comida produce en las caries. Cuando el producto contenido en el embalaje es fresco, el gel en la etiqueta permanece sólido. Pero a medida que la comida comienza a perder su frescura, el gel se descompone y se convierte en líquido, por lo que la capa de baches debajo se hace evidente para cualquier persona que la controle su dedo a lo largo de la etiqueta.

 el embalaje es fresco
el embalaje es fresco

Lo realmente inteligente en la etiqueta reside en su precisión ante cualquier tipo de alimento. “Todo lo que tienes que hacer es alterar la concentración de la fórmula del gel”, explica Pakštaité. “Supongamos que quieres poner un Bump Mark en un paquete de frutillas, para que mida el número de días que pasen en la temperatura óptima y que coincida con la fórmula del gel para que también dure la misma cantidad. Cuanto más gel por cantidad de agua en la fórmula ponemos, más cadenas hay, por lo que el tiempo que tomará para que el gel se descomponga será mayor. Para los artículos que no duran tanto tiempo, como la carne y la leche, se debe disminuír la cantidad de gel en la fórmula”.

Solveiga Pakštaité, inventora de Bump Mark
Solveiga Pakštaité, inventora de Bump Mark

El diseño de Pakštaité ha llegado en el momento adecuado. Los desperdicios de alimentos se ha convertido en una preocupación para países de todo el mundo, y una buena parte de las miles de toneladas de alimentos consumibles que son tirados se ha atribuido (por ejemplo en Inglaterra) a la frecuencia excesivamente prudente de las etiquetas que anuncian “consumir preferentemente antes de” en las fechas de los alimentos envasados.

“Muchas de las soluciones que los minoristas están siendo empujados a considerar (y están siendo empujados a buscar soluciones que ayuden a la gente a gastar menos en alimentos) son en su mayoría de base electrónica”, reflexiona Pakštaité. “Algunos llegan a castar en etiquetas que tienen un costo unitario final de 3 dólares, lo que es muy caro. Ya que Bump Mark no utiliza métodos electrónicos, el coste va a a ser mucho más bajo”.

Acerca de Natán Gasparotti 377 Articles
Ha estudiado Licenciado en Ciencias de la Comunicación en la UCSF. Fotógrafo, escritor y corrector; cuyos gustos diversos, curiosidad y sed de conocimiento lo han llevado a desempeñarse como escritor para redes de blog sobre temas de interés.
Contacto: Sitio web

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*