Haapsalu, donde el amor terminó en tragedia



Haapsalu está situada en el noroeste de Estonia, a una hora en coche de Tallin. El destino de playa es conocido por su barro, su artesanía y el cruel final de un joven amor.

Aquí nació la artista Ilon Wikland, quien ilustó los libros infantiles de la escritora sueca Astrid Lindgren. Wikland vivió en Haapsalu de los nueve a los 14 años de edad, en casa de sus abuelos porque sus padres se habían separado.

 

Haapsalu, donde el amor terminó en tragedia

En 1944, durante el último año de la Segunda Guerra Mundial, huyó a Estocolmo, donde vivían su padre y una tía y donde más tarde conoció a Astrid Lindgren. “Ella ilustró la mayor parte de los libros de Lindgren”, dice Liina Valdmann, quien trabaja de pedagoga en Iloni Imedemaa, que en estonio significa “el país de las maravillas de Ilon”. Fue inaugurado en 2006 como galería pero actualmente es mucho más que eso: una combinación entre museo y centro interactivo donde el visitante se puede acercar a la figura de Ilon Wikland.

Muchos de los edificios antiguos en Haapsalu parecen haber sido copiados de los libros infantiles de Lindgren. Por ejemplo la casa de madera en el número 2 de la calle Linda, en la que vivió Wikland: plana, pintada de amarillo y con un pequeño jardín.

Hoy, Haapsalu es una estación termal con poco más de 10,000 habitantes. En Estonia es conocida por su barro, sus bufandas y sus cuentos de terror. Ya durante el imperio de los zares, aristócratas rusos viajaban a Haapsalu atraídos por las popiedades terapéuticas de su barro. En el siglo XVIII, Haapsalu era un lugar de moda para el turismo curativo. Algunas de las casas de madera más antiguas se construyeron en aquellos tiempos. En una de ellas pernoctó el zar Pedro I cuando visitó Haapsalu en 1715.

Haapsalu, donde el amor terminó en tragedia
Haapsalu, donde el amor terminó en tragedia

Las bufandas, que dieron fama al destino de playa en toda Estonia, siempre son hechas a mano. En el número 25 de la calle Karja hay una exposición de esas prendas. El edificio que alberga la exposición y donde se encuentra un centro de artesanía fue en el pasado el primer centro comercial de la población. Actualmente se reúnen ahí todos los martes algunos miembros de la asociación de artesanos para realizar trabajos a punto.

¿Y los cuentos de terror? En Haapsalu tienen una larga tradición y a la gente le gusta contarlos una y otra vez. Los cuentos giran en torno a la mujer blanca y el castillo episcopal en la plaza Lossiplats. El castillo en su estado original data del siglo XIII y se ha conservado en gran parte.

Dice el cuento que en la Edad Media uno de los jóvenes canónigos se enamoró perdidamente de una mujer igualmente joven y ella le correspondió con la misma pasión. Pero a las mujeres se les prohibía entrar en el castillo, por lo que el canónigo introducía clandestinamente a su amante, disfrazada de hombre, en el coro de la iglesia como uno de los cantantes. Pero un día el engaño salió a la luz, y el canónigo fue encerrado en el calabozo del castillo, donde murió de hambre.

El obispo mandó empotrar a la amante en la pared de la capilla, que en ese entonces aún estaba en construcción. Ella sufrió detrás de la pared una muerte cruel. Si uno se fija bien, en las noches de luna llena de agosto todavía se pueden oír los lamentos de la joven, dice la gente.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*