Garbanzos, una opción nutritiva

El garbanzo, chícharo o Cicer arietinum es una especie de leguminosa, de gran desarrollo en todo el Mediterráneo y la India. Es una hierba anual que alcanza el medio metro de altura, tiene tallos delgados y con varias ramas. Su nombre procede del latín y significa “cabeza de carnero” por la similitud de la semilla con la cabeza de este animal.

Aparentemente los pueblos de Oriente ya los cultivaban hace más de 10 mil años. Desde allí su cultivo se fue extendiendo, especialmente por influencia de los Fenicios. Los egipcios llegaron a considerarlos un alimento básico junto con las habas, las lentejas y el trigo. Su riqueza en hidratos proporcionaba energía a los trabajadores que construían las pirámides.

Los griegos, por su parte, los utilizaban en panes y los romanos los preparaban guisados o fritos. A estos últimos se los conocía como quicos.  El garbanzo también llegó a América, donde se lo conoce como chícharo.

Pero es en India donde constituye uno de los principales alimentos e ingredientes de la cocina, ya sea en harina con la cual se elaboran tortas, panes, budines o como ingrediente del Dal. En países como Marruecos, Argelia o Israel se lo conoce como “hummus” y con el se elaboran platos como el “Hummus wa tahina” una especie de puré en el que se lo mezcla con semillas de sésamo molidas y jugo de limón.

Sin dudas el garbanzo es un alimento muy rico en propiedades. Entre otras cosas porque contiene proteínas vegetales, fibras y minerales. Además es una fuente de energía saludable, previene el estreñimiento, ayuda a bajar el nivel de colesterol malo, refuerza la salud ósea,  entre otros beneficios.

Por ello se recomienda incluirlo en las dietas equilibradas una a dos veces por semana, aumentando esta frecuencia en casos de obesidad y presencia de osteoporosis. Por otro lado es recomendable para el tratamiento de la fibromialgia y el reuma.

También se ha comprobado que es un alimento rico en lecitina y otros aceites grasos esenciales. La lecitina es un tipo de grasa excelente para el control del colesterol y de los triglicéridos. Además posee un compuesto de la vitamina B que ayuda al hígado a prevenir o tratar afecciones como la cirrosis, la hepatitis y hasta el cáncer.

Por estas mismas propiedades, los garbanzos resultan muy beneficiosos en toda dieta  para la salud del corazón y las arterias, por su gran cantidad de fibras solubles.  Este tipo de fibras son importantes para el control de las enfermedades cardiovasculares y la prevención del estreñimiento. Mejora la circulación en tanto absorbe el colesterol antes de  que sea absorbido  a través de los capilares de los intestinos.

Por otra parte contienen una gran cantidad de ácido fólico y magnesio, previniendo de esta manera mal formaciones fetales y disminuyendo los niveles de homocisteína en la sangre, causante de ataques cardíacos o anginas de pecho. El magnesio, por su parte, ayuda a mejorar la elasticidad de las venas, arterias y capilares, favoreciendo la circulación. Posee una gran cantidad de hidratos de carbono y proteínas.

Se los puede preparar en ensaladas, salteados junto a otras verduras o legumbres, en puré, potajes o guisos, se puede elaborar Hummus, Falafel receta árabe, o Cuscús y se pueden combinar perfectamente con cereales, verduras, pescado o huevos.

Garbanzos una opción nutritiva, garbanzos nutrición, garbanzos alimentación, garbanzos salud, beneficios de los garbanzos, garbanzos para comer, comida garbanzos, qué beneficios tienen los garbanzos, garbanzo para la salud,

Acerca de Eliana Márquez 322 Articles
Soy comunicadora social, redactora, community manager, profesora de lengua y madre de dos niños. Resido en Córdoba, Argentina.
Contacto: Sitio web

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*