Errores en el manejo de las finanzas personales que llevan a perder el dinero



El cuidado del dinero se relaciona tanto con lo que hacemos con lo que no hacemos. Las buenas inversiones y el crecimiento de nuestra renta tiene mucho que ver con las decisiones que tomamos. Es por ello que es necesario identificar los errores en el manejo de las finanzas personales que llevan a perder el dinero.

Uno de los errores más habituales es no tener un plan para saldar tus deudas y lograr tus objetivos a nivel económico. Es necesario fijarse un objetivo financiero a seis meses, a un año (algo que quieras comprar, una deuda que quieras saldar, una suma a la que llegar a ahorrar, un viaje que quieras realizar), así a partir de eso, planificas con tus ingresos estimados tus gastos y tu ahorro para llegar a esa meta.

Otro error frecuente es no considerar los gastos pequeños, es habitual pensar que un gusto como un helado, pedir comida un día que no deseas cocinar o una ropa que te ha encantado, no inciden en nuestro plan financiero. Pero lo cierto es que todo suma – o mejor dicho, resta – así que a considerar esos gastos y en todo caso, planificarlos también (por ejemplo, determinadas veces al mes que puedes comprar helado, pedir comida, o una suma fija para comprar ropa o salidas).

Endeudarse de la forma que sea para vivir un nivel de vida que no se puede obtener, es un craso error. Ya sea con tarjeta de crédito, pidiendo préstamos bancario o dinero prestado a familiares o amigos, la deuda es una trampa. Sólo debe considerarse el uso de crédito (con tarjetas o préstamos) si realmente la situación fue analizada, si lo amerita y si conviene. Pero comprar con tarjeta o pedir dinero pensando que luego se lo devolverá, es el camino a la debacle de las finanzas personales.

No pensar en la jubilación es otro error. Ese día del retiro finalmente llegará: mejor que te encuentre bien parado. Contratar un seguro de retiro, ahorrar dinero o realizar inversiones que generen algún tipo de renta para cuando ya no trabajes activamente, es la forma de asegurarse una vejez plena y sin preocupaciones.

Otro error es tener una casa o apartamento que excede tu poder adquisitivo y que no responde realmente a tus necesidades. Cuanto más grande sea tu casa, más grandes los gastos. Considera mudarte a una vivienda más chica si los gastos de tu casa te superan. Es preferible adaptarse a un hogar más pequeño pero vivir más aliviado financieramente.

Un dato certero, es que tener un auto es un pasivo, y representa gastos. Y no solo cuesta dinero, sino que también se desvaloriza con el tiempo. Peor aún, es pedir dinero prestado para comprarlo. Terminarás pagando los intereses del préstamo por un vehículo que vale menos que lo que pagaste.

Finalmente, cualquier inversión tiene sus riesgos. Ya sea la compra de bienes activos, las inversiones en el mercado financiero o de otro tipo, siempre existe la posibilidad de que pierdas lo invertido. Mide tu nivel de riesgo y el capital que arriesgarás antes de proceder a decidir, sin que la potencial pérdida sea demasiado significativa para ti.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*