El músculo Psoas y su importancia

El músculo Psoas y su importancia

El músculo Psoas y su importancia

El músculo Psoas y su importancia. Salud integral.

 

¿Es posible que un músculo influya en músculo influye en nuestra salud, vitalidad y bienestar emocional? Sí, lo es: es el músculo psoas, conocido como “el músculo del alma”, se encuentra en la espalda y es capaz de todo ello a través de un tejido biointeligente. Se encarga de estabilizar la base del cuerpo.

Tal es la trascendencia a nivel de equilibrio y postura del psoas, que este músculo se encarga del funcionamiento adecuado de toda la motricidad del cuerpo. Es un verdadero puente entre el sistema nervioso y las otras partes del cuerpo, pero además aseguran que tiene la función de desarrollar potencialmente la intuición humana.

Se trata del músculo más profundo y fundamental en la estabilidad del cuerpo humano, que afecta a nuestro equilibrio estructural, amplitud de movimiento, movilidad articular y funcionamiento de los órganos del abdomen.

Es el único músculo que conecta la columna vertebral con las piernas, el responsable de mantenernos de pie y el que permite levantar las piernas para caminar. Un psoas en buen estado estabiliza la columna vertebral y ofrece apoyo a través del tronco, formando además un buen soporte para los órganos abdominales.

Se ubica en un estratégico punto entre la columna vertebral y las piernas, aproximadamente entre la doceava vértebra torácica T12 y las cinco vértebras lumbares. Ayuda a realizar numerosas actividades de movimiento, como mantenerse parado, caminar, cuidar la integridad muscular y el balance estructural, brindar fuerza y flexibilidad en los tendones y también influiría en el óptimo funcionamiento de otros órganos vitales. Hay quienes afirman que el psoas se conecta con el diafragma a través de la fascia, teniendo un papel en consecuencia en la respiración y la relajación.

Es importantísimo entonces no obstaculizar el flujo sanguíneo en nuestro cuerpo, permitiéndole al psoas oxigenarse debidamente. Para ello, es indispensable evitar la ropa muy ajustada y especialmente, las posturas incómodas, para dejar que la fuerza revitalizadora del psoas alcance al sistema nervioso simpático, regulando el estrés y dolores corporales como de la espalda, la ciática, los discos, la cadera, menstruales, etcétera.

Un masaje en la espalda baja, algunas posiciones de yoga, ejercicios de Pilates, la danza, entre otras opciones, también permiten revitalizar este músculo central en nuestra salud física y emocional.

El actual estilo de vida es estresante, lo que genera una tensión crónica del psoas por la permanente descarga de adrenalina, que orgánicamente nos prepara para correr, entrar en acción o encogerse para protegernos. Si constantemente permanecemos en tensión por el estrés, con el tiempo comienza a acortarse y a endurecerse. Con eso, se deforma la postura y las funciones de los órganos que habitan en el abdomen, dando lugar a dolores de espalda, ciáticas, problemas de disco, degeneración de la cadera, menstruaciones dolorosas o problemas digestivos.

Al mismo tiempo, la tensión en el psoas envía señales de tensión al sistema nervioso, interfiriendo en el movimiento de los fluidos y alterando la respiración diafragmática. De hecho, el psoas está tan íntimamente involucrado en las reacciones físicas y emocionales básicas, que al tensionarse de manera crónica envía señales de peligro, desgastando a las glándulas suprarrenales y al sistema inmunológico.

Una forma de saber que el psoas está siendo estimulado de manera adecuada, es prestar atención al estado de ánimo. Si te sientes relajado, curioso y creativo, es porque está siendo estimulado de manera adecuada. Es de la única forma en que la energía vital del cuerpo comienza a reconectarse con la vida del universo, la energía del aquí y el ahora.

Es un gran hábito repetir a diario algunos ejercicios que permitan elongar y relajar el psoas, para lograr un equilibrio y armonía a nivel emocional y físico.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*