Dormir bien antes de un exámen puede aumentar tu rendimiento

Si comprometer tus horarios de sueño para poder estudiar te genera problemas, es posible que desees cambiar tus hábitos de sueño. Un estudio reciente ha revelado que el sueño es importante para los recuerdos de larga duración, sobre todo durante la temporada de exámenes.

Se trata de una investigación realizada por la Universidad Federal de Río Grande del Norte, Brasil, que sugiere que dormir dispara la sinapsis en el cerebro tanto para fortalecer como para debilitar, lo que un mal sueño sólo haría que se fortalezca el olvido, como así también los buenos hábitos de sueño harían que se acreciente el fortalecimiento o modificación de nuestra memoria en un proceso conocido como “potenciación a largo plazo” (o LTP, en sus siglas homologadas en inglés).

Los resultados del estudio han demostrado que el sueño puede tener un efecto completamente diferente, dependiendo de si el LTP está presente o no. La falta de LTP conduce a la pérdida de memoria, mientras que la presencia de LTP puede o bien fortalecer los recuerdos o incitar la aparición de otros nuevas.

La investigación también proporciona un marco empírico y teórico para comprender los mecanismos subyacentes del complejo papel del sueño para el aprendizaje, lo que implica operaciones complejas como el recuerdo selectivo y la creatividad.

El estudio se publica en la revista PLoS Computational Biology.

 

Otro estudio

Este agotamiento podría estar dañando más que nuestra felicidad. Resulta que nuestro rendimiento en las mismas pruebas, documentos y proyectos para los que nos mantenemos despiertos sufrirá también.

Según otro estudio presentado por el profesor de neurología Clifford B. Saper en la Sociedad de la Neurociencia en Nueva Orleans afirmó que perder sueño afecta nuestro estado de alerta y empatía, dos habilidades cognitivas fundamentales para un buen desempeño en los exámenes. No te preocupes, ya que, a pesar de éstos descubrimientos, el doctor Saper tiene algunos sabios consejos sobre la manera de manipular a tus horarios de sueño de modo que puedan servir mejor a tus necesidades intelectuales.

 

Aprender a dormir

Aprende el material por adelantado y luego “duerme” sobre estos conocimientos. El sueño construye memoria, por lo que si no descansas apropiadamente toda la noche antes de un exámen, probablemente no recordarás lo que desesperadamente estás tratando de memorizar. Recibe las necesarias siete a ocho horas de sueño la noche anterior también, para optimizar el estado de alerta en el exámen.

Tratar de estar despierto hasta tarde y abarrotarse para un exámen es probablemente la peor cosa que podrías hacer antes de un exámen, aconseja Saper.

Vé temprano a la cama. Levántate temprano. Por la noche, estudiar es inevitable, pero es mejor llegar a dormir a una hora razonable y despertar temprano que acostarte para tener esa hora extra.

Irse a la cama a media noche y hacer esa “hora de estudio” a las 7 de la mañana, es lo mejor, asegura Saper. “Tiene más sentido hacerlo entonces, en lugar de entre la medianoche y la primera hora de la madrugada”.

 

Gimnasia biorrítmica

Trata de conseguir entrar en un patrón de sueño que te provoque despertar alrededor del tiempo del exámen todos los días durante una semana o con la suficiente anticipación para que tu reloj biológico pueda aclimatarse a la programación de días de exámen; de modo que puedas obtener para un rendimiento académico óptimo.

¡Asegúrese de tener estos consejos en cuenta cuando se aproximen tus próximos exámes!

Acerca de Natán Gasparotti 377 Articles
Ha estudiado Licenciado en Ciencias de la Comunicación en la UCSF. Fotógrafo, escritor y corrector; cuyos gustos diversos, curiosidad y sed de conocimiento lo han llevado a desempeñarse como escritor para redes de blog sobre temas de interés.
Contacto: Sitio web

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*