Diferencias entre Ansiedad Social y un Ataque de Pánico (Parte 2)

La distinción entre la ansiedad social y un trastorno de pánico es probablemente el tema más incomprendido en relación con los trastornos de ansiedad. Muchos médicos y terapeutas no han sido entrenados adecuadamente para entender o diagnosticar los trastornos de ansiedad en general, lo que conlleva a que una distinción clara entre estos dos trastornos de ansiedad sea a menudo mal entendida.

En la entrega anterior pudismos detallar las características de cada uno, por separado. Ahora veremos cuáles son los razgos que los distinguen entre sí.

 

Diferencias entre Ansiedad Social y Trastorno de Pánico

Las personas con trastorno de pánico experimentan un ataque de ansiedad horrible, acompañado de muchos síntomas físicos que son interpretados originalmente como un problema físico / médico. Por su parte, las personas socialmente ansiosas experimentan ansiedad terrible en situaciones sociales que conducen a mantenerlos alejado de otras personas debido a la ansiedad que les causa. Ellos ven la ansiedad como “miedo” y no creen que sea causada por una condición médica física.

El pánico y la agorafobia en las personas es muchas veces de índole social. De hecho, la mayoría de la gente con pánico disfruta de la compañía, de hablar y estar con otras personas. Esto es en ninguna parte más evidente que en un grupo de terapia con otras personas que tienen pánico o agorafobia. La habitación está viva, activa, abierta, amable, e incluso a veces ruidoso de la cantidad de interacción.

Contrasta esta imagen con la vida de las personas socialmente ansiosas. A pesar de que se sienten solos y les gustaría estar con otras personas y disfrutar de su compañía, por la mayor ansiedad que esto causaría, la situación es dominada por la soledad. Por lo tanto, la persona socialmente ansiosa se queda sola. En una reunión de grupo de terapia de personas socialmente ansiosas, la habitación esta bastante tenue, sobre todo durante las primeras sesiones. Las personas tienen miedo de hablar, llamar la atención o atraerla hacia sí mismos y, con ello, ponerse en riesgo de vergüenza anticipada.

 

La agorafobia, trastorno de la personalidad por evitación

Contrariamente a la concepción popular, las personas con trastorno de ansiedad social no desarrollan agorafobia. La agorafobia resulta del miedo a los ataques de pánico, no desde el miedo a las interacciones sociales. Del mismo modo, las personas con trastorno de pánico no desarrollan trastorno de personalidad por evitación. La conducta “evitar” es más el resultado de un trastorno de la personalidad como lo es la ansiedad social, de modo que la gente sigue separándose de la mayor parte del mundo a causa de su temor a interacciones sociales y temor a otras personas, no desde el miedo y el temor a sufrir un ataque de pánico.

trastorno de la personalidad por evitación
trastorno de la personalidad por evitación

Además, la investigación actual indica que no hay tal cosa como un “trastorno de la personalidad por evitación”. Es decir, no existe ningún trastorno separado y distinto que no pueda ser explicado por el trastorno de ansiedad social en sí. El trastorno de la personalidad por evitación es típicamente el caso más fuerte o más grave del trastorno de ansiedad social. Es cuantitativo, a diferencia de los cualitativos. El trastorno de la personalidad por evitación es un caso más severo de evitación del trastorno de ansiedad social y debe ser tomado como tal: una situación grave que debe ser atendida por un profesional y con el rigor y la seriedad que merece.

 

El problema con los “ataques de pánico”

Además, en contra de la nomenclatura psiquiátrica / psicológica actual, las personas con ansiedad social no tienen “ataques de pánico”. Ellos experimentan ansiedad extrema en los entornos sociales en los que temen que tendrán que “exponerse” o estar. No es raro que las personas socialmente ansiosas usen la terminología “Me entró el pánico”. Una vez más, sin embargo, la distinción recae sobre el punto en que la persona no está hablando de las sensaciones que conducen a un dolor o condición física. Se refieren a un muy alto nivel de ansiedad y a la descarga de adrenalina que lo acompaña.

el ataque de panico es el causante de sensaciones que conducen a interpretarlo como un dolor o condición física
el ataque de panico es el causante de sensaciones que conducen a interpretarlo como un dolor o condición física

Es posible que una persona tenga síntomas concurrentes de ambos de estos trastornos de ansiedad, aunque uno o el otro será, por lo general, más evidaente y prevalecerá sobre el otro. Por ejemplo, una persona con pánico también puede ser socialmente ansiosa, relativa a varias situaciones de la vida diferentes, como el miedo a hablar en público y el miedo de ser asertivo. También es posible que una persona con uno de los trastornos de ansiedad pueda desarrollar otro trastorno en un período diferente durante su vida. Las personas también pueden sufrir de forma simultánea desde varios de los otros problemas de ansiedad, como el trastorno obsesivo-compulsivo, estrés post-traumático, y / o un trastorno de ansiedad generalizada.

Según se desprende de los últimos datos epidemiológicos, el trastorno de ansiedad social es el más común de entre los trastornos de ansiedad.

Dando crédito a estos datos es que a muchas personas socialmente ansiosas les resulta extremadamente difícil buscar ayuda, como puede ser ir a terapia, lo que llega a ser un evento social donde la persona está tratando con una figura de autoridad en un plano “cara a cara”. Sólo la idea de que esto puede crear altos niveles de ansiedad es suficiente para mantener a la persona alejada de la búsqueda de ayuda (a pesar de que lo quieren y necesitan desesperadamente).

El trastorno de pánico con y sin agorafobia parece ser el segundo trastorno de ansiedad más común.

Los trastornos de ansiedad en su conjunto siguen siendo los trastornos que aquejan y afectan a un mayor número de personas en el planeta y siguen siendo el ámbito en el que la menor cantidad de la investigación y la experiencia clínica está disponible.

Cada trastorno de ansiedad es tratable y se puede cambiar

Lo importante es saber que todos y cada uno de los trastornos de ansiedad son tratables y pueden ser conquistados. Nadie debería bajar los brazos y obligarse a vivir su vida con un trastorno de ansiedad activo. La ayuda está disponible pero, por favor, buscalá con cuidado en los profesionales que tienen experiencia en el tratamiento de los trastornos de ansiedad. Un terapeuta experimentado y bien informado y una persona motivada a solucionar su problema es todo lo que se necesita para moverse suave pero firme hacia adelante y conquistar el peor de tus temores.

Acerca de Natán Gasparotti 377 Articles
Ha estudiado Licenciado en Ciencias de la Comunicación en la UCSF. Fotógrafo, escritor y corrector; cuyos gustos diversos, curiosidad y sed de conocimiento lo han llevado a desempeñarse como escritor para redes de blog sobre temas de interés.
Contacto: Sitio web

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*