Dieta de Pitágoras. Regula tu silueta, tu salud y tus emociones

Dieta de Pitágoras

Dieta de Pitágoras. Regula tu silueta, tu salud y tus emociones

Dieta de Pitágoras. Alimentación y salud.

 

La tendencia en materia de dietas para perder peso es precisamente, no enfocarse en ello. En efecto, lo que se busca mediante diferentes métodos es encontrar un equilibrio, en el que la eliminación de los kilos de más sea una consecuencia de un cambio profundo que se asocie a la salud, a la armonía y al bienestar. La Dieta de Pitágoras persigue todo ello.

Este plan nutricional se basa en los conocimientos de Pitágoras, el filósofo y matemático griego que además es por muchos considerado también el padre del vegetarianismo. Esta dieta persigue alcanzar el equilibrio del cuerpo.

El foco de este plan no está en perder peso ni tampoco en contar calorías, sino en sentirnos realmente mejor y vernos mejor a consecuencia de todo ello. Para Pitágoras, uno de los grandes pensadores de la Antigua Grecia, la dieta tenía como objetivo lograr una mejor calidad de vida, entendiendo que sabores y emociones se relacionan y conectan con estados de ánimo y efectos corporales. A pesar de su antigüedad, esta dieta está más vigente que nunca, pues la tendencia en nutrición es que se contemple a la persona como un todo, y no solamente se busque que pierda peso a cualquier precio.

Ciertos alimentos influyen en nuestro cuerpo y también en nuestras emociones, armonizándolas o desequilibrándolas: la dieta Pitagórica tiene como premisa generar un cambio, que se percibe a nivel físico entre dos a 24 horas después – eso es relativo a cada persona –, pero los ingredientes llegan al cerebro y actúan.

La escuela de Pitágoras también abarcaba la nutrición de todos sus alumnos, relacionándola con prácticas de tipo ascéticas, entendiendo que el silencio y la moderación en el hablar se corresponden con el equilibrio en el comer y en los hábitos de vida.

En sánscrito la palabra “sabor” tiene la misma raíz que la palabra “emoción”: ambos sustantivos se escriben con el nombre rasa, y esto marca una relación entre la emoción y los sabores. Existe una relación entre las emociones y los sabores, que “se sienten”, la química cerebral puede responder con la actividad de neurotransmisores según los sabores que capta, o incluso que demanda el cerebro.

Nuestro cerebro necesita los nutrientes que están en las frutas y verduras, porque si no los come, se oxida y muere más rápido. En efecto, el cerebro (que es donde residen los mensajeros de las emociones), es más lábil a la oxidación y muerte celular que otros órganos, dado que tiene más contenido graso, más hierro y menos antioxidantes desde el nacimiento. Por ello, esta dieta deja la carne de lado. La carne en exceso tiene un tipo de grasa que endurece las arterias y las neuronas, puesto que provee a cada célula de un tipo de ácido graso omega 6 que es necesario pero en forma limitada.

Incluso, se asegura que compartir la misma dieta, despierta compatibilidad en las parejas. Es así que si ingieren los mismos alimentos, sus fluidos y químicas cerebrales resultarán similares. Con la dieta pitagórica se puede lograr que la pareja tenga una relación armoniosa y una sexualidad plena.

Esta dieta ayuda a recuperar el equilibrio perdido, haciendo que no sólo nos sintamos físicamente mejor y más livianos, más activos, más energéticos pero al mismo tiempo más calmos y serenos, sino que además ayuda a deshacerse de los kilos de más. Distintos objetivos logrados con esta dieta basada en la sabiduría de la Grecia Antigua.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*