¿Crédito o efectivo? Ventajas y desventajas de ambas formas de pago

La pregunta que guía el presente texto es formulada por muchas personas en función de las ventajas y desventajas que proponen ambas formas de manejo de dinero. ¿Cómo me conviene comprar determinado objeto o pagar tal servicio? ¿Es el crédito una opción conveniente? Por el contrario, ¿me conviene abonar en efectivo? Estos y otros interrogantes en función del manejo de nuestras finanzas serán resueltos en los párrafos que siguen.

El interrogante que formulamos en un principio debe ser pensado ahora en los términos siguientes: ¿cuánto dinero en efectivo tengo en determinado momento para realizar determinada transacción? Lo cierto es que muchos elementos que compramos o consumimos a diario pueden ser abonados con dinero en mano, pero en otras ocasiones y cuando pretendemos adquirir cosas un tanto más costosas, esto se dificulta.

Ahí es importante acceder a las ventajas que nos propone la tarjeta de crédito. Pensemos por ejemplo en la compra de un automóvil o una casa e imaginemos si contamos con todo el dinero necesario para costear la transacción en efectivo.

De lo dicho se desprende que una de las ventajas de pagar con crédito radica en la oportunidad que nos brinda de comprar objetos o pagar servicios cuando aún no tenemos el dinero suficiente para hacerlo. En definitiva, si no contamos con efectivo para efectuar una transacción económica pero sí tenemos tarjeta de crédito, igual podremos realizarla.

 

El riesgo de usar tarjeta de crédito

El problema de utilizar la tarjeta de crédito es que si no somos ordenados con nuestras finanzas podemos incurrir en un grave error, el cual consiste en gastar por encima de nuestra capacidad económica.

El crédito nos permite abonar objetos o servicios suntuosos y si nosotros no tenemos la capacidad de administrar nuestro dinero correctamente, los intereses puede jugarnos una mala pasada. Para usar la tarjeta de crédito y reconocer sus ventajas, debemos tener presente que esta forma de pago también nos propone determinados riesgos.

Vale prestar considerable atención al presente inciso, ya que debemos entender que entrar en el círculo del crédito es comprometer lisa y llanamente nuestros ingresos futuros. Desde luego que una transacción puede realizarse sin dinero en efectivo como ya hemos dicho, pero haber recurrido al crédito nos obliga a planificar lo que vendrá en función de lo que ya hemos gastado.

 

Beneficios de abonar en efectivo

Los beneficios de abonar en efectivo son muchos y muy variados pero la idea aquí es compartir los dos más importantes.

1)- El primero se desprende de lo dicho recién en relación al riesgo que nos sometemos pagando con tarjeta de crédito. Es que abonar con crédito comprometiendo nuestros ingresos a futuro puede generar cierta incertidumbre económica, cosa que jamás ocurre si todas nuestras transacciones son realizadas con dinero en efectivo.

2)- En determinados rubros, las compras realizadas en efectivo tienen un costo menor al ser abonadas de contado. Si bien esto se da en negocios puntuales y se presenta como un beneficio de abonar en efectivo, también existen otros nichos de mercado que priorizan la utilización de crédito y de esa manera el costo abonado por medio de la tarjeta también disminuye. Para ser precisos, digamos que este segundo beneficio de pagar en efectivo, también puede ser pensado en la misma medida de acuerdo al pago con crédito.

Acerca de Ismael Naput 349 Articles
Soy nacido en Diamante y vivo en Santa Fe desde hace 24 años. Actualmente me encuentro estudiando Licenciatura en Comunicación Social.
Contacto: Sitio web

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*