¿Cómo serán los baños en el año 2034?

Las firmas Grohe y Villeroy & Boch querían saber cómo sería el cuarto de baño en el 2034.  Por ello, en cooperación con el Zukunftinstitut de Frankfurt, han realizado un estudio llamado “Los cuartos de baño en 2034: el centro de nuevos universos de vida”, que propone cuatro atractivos escenarios para los baños del futuro.

 

¿Cómo serán los baños en el año 2034?

Estas cuatro visiones surgieron a partir de una encuesta de un grupo representativo de 1.075 personas, así como del análisis de las principales corrientes, tendencias y desarrollos sociales a nivel internacional.

Un 60% de los encuestados afirma que su cuarto de baño debería satisfacer las necesidades y expectativas de todos los miembros de una vivienda. Esto será posibl,e en 2034, gracias a la tecnología. Cuando un usuario entre en el baño todos los elementos se ajustarán automáticamente a sus preferencias: temperatura, música de ambiente, iluminación, altura del lavabo y del inodoro, e incluso el acabado.

Otra característica será la polivalencia de ciertos equipamientos y elementos sanitarios. Podremos sentarnos en la bañera o maquillarnos en el lavabo, además de seguir las principales noticias del día en el espejo. Muchos equipamientos serán multifuncionales. Por ejemplo, de la teleducha no sólo emanará agua sino que también dispensará champú; o la cabina de ducha también se convertirá en una gran cabina de secado corporal.

el baño se convertirá en el elemento central del cuidado personal
el baño se convertirá en el elemento central del cuidado personal

 

Dependiendo de qué usuario esté en el cuarto de baño, ciertos elementos emergerán del suelo o se esconderán detrás de las paredes. El Baño Multi-ID estará disponible en entornos semipúblicos como hoteles y oficinas gracias a la capacidad de muchos productos de almacenar ciertas preferencias y configuración. El Baño Healthness satisface la necesidad sanitaria y de bienestar físico de la gente.

En 2034, el baño se convertirá en el elemento central del cuidado personal, donde los usuarios activamente desarrollarán su bienestar físico. Varios elementos instalados desarrollarán funciones de monitorización, midiendo, controlando las funciones vitales y recopilando datos que luego se mostrarán al usuario. El inodoro podrá analizar la orina, el cepillo de dientes recopilará información de nuestra saliva e incluso se podrán realizar análisis de sangre de forma no invasiva.

“El baño del futuro es el lugar perfecto para elaborar un diagnóstico de nuestra salud, gracias a lo que yo llamo ‘digitalización activa’, por ejemplo, la recopilación de datos para su uso posterior”, comenta Paul Flowers, vicepresidente de Diseño de Grohe.

El baño también podrá convertirse en un centro de fitness. Un avatar proyectado podría ir motivándonos a realizar ciertos ejercicios, mostrándonos las rutinas y premiándonos digitalmente cuando consigamos algún logro o hito. Además de ello, la función del baño como centro de salud se complementará con tecnologías web que nos informarán acerca de la farmacia más cercana, chats en directo con doctores y recomendaciones de nutrición que nos ayuden a llevar una dieta equilibrada.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*